Real Madrid

El detalle de 90.000 € que no pasó por alto en la llegada de Hazard

El futbolista belga posó con su nueva camiseta en el Estadio Santiago Bernabéu y compareció ante los medios con un lujoso complemento de Richard Mille.

Eden Hazard (28) ha vivido uno de los mejores días de su vida tras ser presentado en el Estadio Santiago Bernabéu como nuevo jugador del Real Madrid ante más de 50.000 espectadores. El futbolista belga se atrevió a saludar en castellano antes de agradecer a su familia y al club en francés la posibilidad de haber cumplido su gran sueño desde pequeño, tal y como él ha detallado en un momento de la entrevista.

Para celebrar un momento tan especial, ha acudido acompañado de un bonito reloj que no ha pasado desapercibido por su brillo y su apariencia tan lujosa como exclusiva. Se trata de un modelo de la firma Richard Mille, la misma que utilizó Rafa Nadal en su reciente triunfo en Roland Garros. En este caso es el RM 016 en su edición realizada en oro blanco de 18 quilates y diamantes en la parte externa. El precio, según apuntan algunas webs de prestigio en materia de relojería, es de unos 90.000 euros.

El exjugador del Chelsea llega al Real Madrid con la vitola de galáctico para intentar retomar la senda triunfal que llevaba el equipo hasta la presente temporada, que no terminó de la mejor manera y que ha propiciado la llegada de varios fichajes para apuntalar posiciones que la afición veía tocadas desde hace años. En el vestuario estará instruido por Zinedine Zidane, el que fuera su gran ídolo durante su infancia.

Por otro lado, también coincidirá con su buen amigo Thibaut Courtois, que tampoco ha vivido su mejor temporada en Madrid pero que puso todo de su parte para la llegada de su compatriota. "Con Courtois he hablado mucho del Madrid. Me dijo que, si tenía una pequeña posibilidad, tenía que venir, que no podía dudar porque es el mejor club del mundo. Es un amigo para mí, todo el mundo lo sabe, y como me gusta jugar con mis amigos, estoy muy contento", confesó Hazard en rueda de prensa.

Lo que por el momento es una incógnita es el dorsal que lucirá el belga en su nueva etapa en el Real Madrid. El propio jugador ha bromeado con que le pidió el número 10 a Modric, pero los galones pesan y el croata, actual Balón de Oro, no concederá el deseo de su nuevo compañero. Y es que su dorsal favorito también tiene que ver con la posición en la que le gusta jugar sobre el verde: "Siempre me ha gustado jugar por la izquierda o como 10, pero si tengo que jugar en otra posición lo haré con mucho placer", apuntó.