EN ESPAÑA

Boda en el fútbol femenino: Una futbolista se casa con la delegada de su club

La jugadora del Sporting de Huelva Sandra Castelló se ha casado este domingo con la delegada del club andaluz, Leyre Serrano.

La futbolista del Sporting de Huelva Sandra Castello y la delegada del conjunto andaluz Leyre Serrano el día de su boda, Foto Twitter @sportinghuelva
Foto Twitter @sportinghuelva

El fútbol femenino está consiguiendo tener cada vez más relevancia y una prueba de ello es que grandes estadios como el Wanda Metropolitano, Mestalla o San Mamés han decidido abrir sus puertas esta temporada para partidos de la Liga Iberdrola o de la Copa de la Reina. Aún así, a nadie se le escapa que está muy lejos de poder equipararse al fútbol masculino en cuanto a repercusión, audiencias e ingresos pero ahora, se ha evidenciado que también se diferencian en otro aspecto de vital importancia: en el atrevimiento a la hora de salir del armario y en que la homofobia sea así un tema mucho menos tabú.

Y es que este domingo, 2 de junio, ha tenido lugar un acontecimiento totalmente impensable dentro del fútbol masculino: una boda entre dos miembros del mismo equipo. La pareja que se ha dado el 'Sí, quiero' ha sido concretamente la formada por la futbolista del Sporting de Huelva Sandra Castelló y por Leyre Serrano, delegada del conjunto andaluz.

El propio club ha dado notoriedad a la noticia a través de su cuenta de Twitter oficial, donde ha compartido una bonita fotografía de la ceremonia en la que se ve al matrimonio muy sonriente mientras pasea de la mano ante sus invitados que ha acompañado de este mensaje de felicitación hacia ellas:

"Desde el Sporting Puerto de Huelva queremos felicitar a nuestra jugadora Sandra Castelló y a nuestra delegada Leyre Serrano, que han contraído matrimonio esta tarde. ¡Enhorabuena!"

Este tuit está siendo muy aplaudido y, además de superar los 1.100 likes en menos de 24 horas, la boda entre Sandra Castelló y Leyre Serrano está siendo considerada un nuevo y valioso ejemplo que puede ayudar a derribar las barreras que, a día de hoy, siguen existiendo contra la homofobia en este deporte.