Juego de Tronos

Emilia Clarke desvela que sufrió dos aneurismas tras rodar la primera temporada

Emilia Clarke desvela que sufrió dos aneurismas tras rodar la primera temporada

AFP

La actriz de 'Juego de Tronos' detalla en un artículo cómo vivió el momento más difícil de su vida y por el que fue intervenida de urgencia con solo 24 años.

Emilia Clarke (32) ha desvelado a través de un artículo escrito por ella misma en The New Yorker que sufrió dos aneurismas poco después de grabar la primera temporada de 'Juego de Tronos'. La actriz que da vida a Daenerys Targaryen ha decidido contar uno de los episodios más difíciles de su vida: "Nunca he contado esta historia públicamente, pero ahora es el momento", comienza expresando en su testimonio.

Los hechos tuvieron lugar en 2011, cuando comenzó a ver que su sueño de convertirse en una actriz de fama mundial comenzaba a hacerse realidad. "Estaba aterrada. Aterrorizada por la atención, por un negocio que apenas entendía, por tratar de hacer valer la fe que los creadores de 'Juego de Tronos' habían puesto en mí. Me sentí, en todos los sentidos, expuesta. en el primer episodio, aparecí desnuda y a partir de ahí siempre me hice la misma pregunta: 'Haces de una mujer fuerte y, sin embargo, te quitas la ropa. ¿Por qué? ¿Cuántos hombres debo matar para demostrar mi valía?".

Emilia Clarke, como Daenerys Targaryen en la primera temporada de 'Juego de Tronos' en 2011.

Este estrés, y ver cómo era ejemplo para muchas jóvenes, comenzaron a hacer que tuviera mucha ansiedad que decidió aliviar a través de un entrenador personal. Y fue en uno de los entrenamientos cuando comenzó a sentir los síntomas de la enfermedad: "Sentí como si una banda elástica me apretara el cerebro. Intenté ignorar el dolor, pero no pude. Le dije a mi entrenador que tenía que tomar un descanso. Casi arrastrándome llegué al vestuario. Llegué al baño y me arrodillé, con náuseas. Mientras el dolor punzante en mi cabeza empeoraba. Sabía lo que estaba sucediendo: mi cerebro estaba dañado".

Una mujer la encontró en semejante estado y enseguida llamó a una ambulancia: "Ella vino a ayudarme y entonces todo se volvió ruidoso y borroso. Recuerdo el sonido de una sirena, una ambulancia; escuché nuevas voces, alguien diciendo que mi pulso era débil. Yo estaba vomitando bilis. Alguien encontró mi teléfono y llamó a mis padres", continúa relatando en el artículo.

"Una niebla de inconsciencia se posó sobre mí. Como nadie sabía qué me pasaba, los médicos y las enfermeras no podían administrarme medicamentos para aliviar el dolor. Finalmente, me realizaron una resonancia magnética, una exploración del cerebro. El diagnóstico fue rápido y siniestro: una hemorragia subaracnoidea, un tipo de accidente cerebrovascular potencialmente mortal causado por una hemorragia en el espacio que rodea el cerebro. Tuve un aneurisma, una ruptura arterial", explica. "Como supe más tarde, aproximadamente un tercio de los pacientes (con este diagnóstico) mueren inmediatamente o poco después. Para los pacientes que sobreviven, se requiere tratamiento urgente para sellar el aneurisma, ya que existe un riesgo muy alto de una segunda hemorragia, a menudo mortal. Si quería vivir y evitar secuelas terribles, tendría que someterme a una cirugía urgente".

Finalmente, fue trasladada al hospital nacional de Neurología y Neurocirugía de Londres para operarse, algo para lo que asegura que "no tenía tiempo" aunque tuvo que aceptarlo por el bien de su salud. La intervención duró tres horas, tenía tan solo 24 años y "no sería mi última cirugía y no sería la peor", concluyó.

Estando todavía en el hospital, los médicos le detectaron el segundo aneurisma, aunque no fue operada. Sin embargo, en 2013 y tras un escáner cerebral tuvo que ser intervenida de nuevo. En esta ocasión, la hemorragia fue más grave y estuvo muy cerca de morir: "Oportunidades de vivir precarias", afirmaban los médicos.

Kit Harington (Jon Nieve) tuvo que ir a terapia por culpa de 'Juego de Tronos'

El compañero de reparto de Emilia Clarke y que también postula al trono de hierro en la ficción de HBO ha desvelado también que rodar la serie no fue todo lo idílico que puede parecer desde fuera. En una entrevista para la revista Variety, Harington (32) afirma que la presión del papel le ha conducido directo a terapia: "No fue un buen momento en mi vida".

"Sentí que tenía que ser la persona más afortunada del mundo, cuando en realidad me sentía muy vulnerable. Pasé un mal momento en mi vida, como creo que a mucha gente le puede pasar a los 20 años. Empecé la terapia y comencé a hablar con la gente. Me había sentido muy inseguro y no estaba hablando con nadie. Tenía que sentirme muy agradecido por todo lo que tengo, pero me sentía increíblemente preocupado acerca de si podía siquiera actuar", desgrana.

El protagonismo que alcanzó tras (SPOILER) ser brutalmente asesinado en la quinta temporada fue el detonante de todo: "Cuando te conviertes en el protagonista del suspense de una de las series más importantes, el enfoque es jodidamente aterrador. Tienes gente preguntándote por la calle: '¿Estás muerto?', y al mismo tiempo tienes que guardar las apariencias. Todas tus manías, y yo soy muy maniático, aumentan", confesó.