25 ANIVERSARIO

Los actores secundarios de Friends revelan los secretos detrás de la mítica serie

Los actores secundarios de Friends revelan los secretos detrás de la mítica serie

Parte del elenco menos conocido de la sitcom más famosa de todos los tiempos ha relatado algunas de las anécdotas que vivieron durante el rodaje.

Friends puede considerarse con justicia ya no meramente una producción televisiva de éxito si no todo un fenómeno que transcendió la pequeña pantalla en la que nació para convertirse en parte indispensable de la cultura popular moderna. El día a día de Rachel, Monica, Ross, Phoebe, Chandler y Joey continúa cautivando a nuevos espectadores a medida que reafirma el amor de su público de siempre. Tras diez temporadas en antena y haber convertido a sus protagonistas en verdaderas estrellas, la serie cumple este 2019 un cuarto de siglo desde la emisión del primer capítulo.

Y en honor a estos 25 años de vida, el diario británico The Guardian ha reunido a algunos de los intérpretes que encarnaron a personajes recurrentes o de paso a lo largo de todo el show. Una galería de hombres y mujeres que orbitaban en torno a los seis protagonistas, y muchos de los cuales también se han convertido con el paso del tiempo en iconos en sí mismos. Durante esta extensa reunión con el periódico, los actores secundarios de Friends han recordado cómo fue formar parte de la comedia más querida de la televisión desde que el episodio piloto se filmara en mayo de 1994.

Los inicios de la leyenda

Michael Wittfield, que se puso en la piel del doctor Barry Farber, el ex novio odontólogo de Rachel, abría la veda comentando que "suena un poco egomaníaco decir que la razón de la existencia de la serie fui yo", aludiendo a ese primer episodio en el que, tras dejar plantado en el altar a su personaje, Rachel Green se refugia vestida de novia en el Central Perk, marcando el inicio de la relación entre el grupo de amigos. Wittfield también contó que estuvo audicionando para el papel de Ross casi hasta el final, hasta que David Schwimmer le "quitó" el rol en el último momento.

Christina Pickles, que interpretó a la popular Judy Geller, madre de Mónica y Ross, asegura que supo desde el primer momento que vio a Aniston en los ensayos que la actriz estaba destinada a convertirse en un bombazo. La veterana artista también ha comentado los nervios iniciales de Matt LeBlanc durante las primeras etapas de grabación de la serie y el hecho poco conocido de que los creadores se llevaron a los seis actores principales de viaje a Las Vegas antes de comenzar el rodaje, con intención de ir creando un vínculo sincero entre ellos. Un clima de compañerismo que asegura era muy palpabale en el set.

Cosimo Fusco, que hizo el papel del novio italiano de Rachel en la primera temporada, corrobora el buen ambiente predominante entre el reparto principal. "Eran todos muy normales, con un gran lado humano. Muy humildes, y muy preparados". El intérprete rememora la ilusionada reacción de todo el equipo cuando se descubrió que el piloto había gustado y se había dado luz verde para filmar 12 capítulos. "Básicamente, Jennifer Aniston lloró sobre mi regazo".

El gigantesco salto al estrellato

Vicent Ventresca, "Fun Bobby", el rollo de Monica durante las primeras temporadas, confiesa su admiración por David Schwimmer, al que "quería desesperadamente gustar, pero que era el menos interesado en conocer gente". Otra cosa que le impresionó fue la gigantesca transformación que se vio en el estudio al pasar del rodaje de la primera a la segunda temporada, cuando el show ya apuntaba a convertirse en algo único: "era un circo, había hasta detectores de metales".

Un control que también recuerda Jane Sibbett, actriz que encarnaba a Carol Willick, la ex-mujer lesbiana de Ross, y que se empezó a ver con restricciones de paso a los camerinos y un aumento importante de la seguridad. Como dice Larry Hanwkin, que interpretó el papel del vecino de Monica y Rachel, "había una sensación de estar viendo en directo a estos actores ir desde la nada a la cumbre del mundo en tres o cuatro años.

Muchos de los secundarios rememoran el momento a partir de la tecera temporada en el que los seis actores principales decidieron negociar un contrato conjunto para sus salarios, algo que no dejarían de hacer hasta el final de la serie (con ese famoso millón por episodio al que llegaron, convirtiéndose en los actores mejor pagados de la parrilla). Un movimiento estratégico por entonces "inusual", que habla muy bien de la fuerte "unidad de grupo".

Bromas y nervios, dos habituales en el set de Friends

Paget Brewster, la novia de Joey y Chandler durante la temporada cuatro, habla así mismo de las bromas, las burlas amistosas y los piques sanos que existían entre el cast protagonista en ese esfuerzo por lograr las carcajadas del público. "Matthew Perry siempre tenía que tener la última palabra. Los demás se reían de él por esto". El humor, pieza fundamental de la serie, era en ocasiones improvisado en el propio set, como cuenta Alexandra Holden, que interpretó a Elizabeth, la novia de Ross en la sexta temporada: "se les ocurrían todo tipo de cosas en el propio instante".

El alto nivel de las risas en Friends tenía su reverso en el estrés que suponía esto para muchos de los actores secundarios. Aisha Tyler, que hizo de la doctora Charlie, pareja de Ross y Joey, implica que "era un set que producía intimidación. Creo que el reparto había vivido bastantes experiencias de actores invitados que llegaban y tenían dificultades, por la presión de tener que ser graciosos en el set de Friends."

La inmortalidad de Friends

En la actualidad, con las múltiples reposiciones y la adquisición del show por parte de Netflix, el legado de Friends continúa más vivo que nunca, y ha encontrado en las nuevas generaciones otra férrea fanbase. Los actores entrevistados por The Guardian tienen experiencias distintas acerca de cómo rentabilizaron el éxito de la serie, pero todos comparten el hecho de que a día de hoy, se les sigue reconociendo por su participación en el show.

"Chavales me recitan el guion" o "gente de 20 años reconoce mi voz" son algunos de los comentarios que corroboran el impacto que aún tiene la serie. Hay poco más esclarecedor que este comentario hecho por Elliot Gould, que interpretó al padre de Ross y Monica:"¡Conocí a Taylor Swift y ella me dijo: `¡Te conozco! ¡Soy una freak de Friends! ¡Eres Míster Geller!´".