EL MITO

Kim Basinger: el gran mito erótico cumple 65 años y así es su vida

Kim Basinger: el gran mito erótico cumple 65 años y así es su vida

Instagram

El cumpleaños de la gran diva del celuloide ochentero sirve para repasar su tumultuosa vida, marcada por los desnudos y las adicciones.

Según a quién se pregunte, Kim Basinger vendrá a la mente de una manera u otra, pero la mayoría de las veces acudirá en forma de una imagen sugerente y ya elevada a la categoría de inmortal.

Una estela labrada desde su belleza y sensualidad personal, y disparada a partir de esa célebre escena en la que se quitaba la ropa frente a un embelesado Mickey Rourke, secuencia que no deja de aparecer vez sí y vez también en cada lista actualizada de los mejores stripteases de la gran pantalla. Pero Basinger lleva participando en películas más de cuatro décadas y su condición de sex-symbol no ha censurado sus logros como actriz dramática, encarnados en la muy merecida estrella que posee en el Paseo de la Fama de Hollywood.

La forja de un mito sexual

La carrera de la actriz se estrenó a los 16 años cuando se convirtió en Miss Georgia y empezó a hacer sus primeros pinitos como modelo, cosechando en seguida grandes éxitos en pasarelas y portadas. Más tarde llegarían sus fotos topless en Playboy y su entrada triunfal en la Meca del Cine de mano de papeles en los que explotaba su curvilínea figura y rostro angelical. Fue chica Bond para Sean Connery, objeto de deseo del Batman de Tim Burton y el único elemento para el recuerdo en esa cinta de tintes sadomasoquistas llamada "Nueve semanas y media", principio de su consolidación como uno de los más grandes iconos eróticos de su tiempo.

Sombras y amores de una estrella con miedo a los escenarios

En los 90 llegarían la consagración en Hollywood y la estatuilla dorada, ese Óscar a Mejor Actriz Secundaria por el triste personaje de una meretriz operada, en el que se constituiría como uno de los mejores films de la década: "L.A. Confidential". La ficción tendría ecos de realidad más adelante, cuando la propia Basinger cayera víctima de la obsesión por la cirujía estética. Pero las agujas no han sido la única adicción de la estrella, que durante parte de su juventud fue también febril consumidora de estupefacientes. La actriz también ha reconocido que padece de agorafobia y que durante todo su recorrido profesional ha tenido que luchar contra el pánico escénico y los ataques de ansiedad.

Su vida amorosa, tan tórrida como muchas de sus apariciones en la pantalla, la llevaron a tener varios matrimonios y romances fugaces con grandes celebridades como Prince. Por otro lado, su escandaloso proceso de divorcio del actor Alec Baldwin, con quién formó durante años una de las parejas más glamurosas del cine, terminó con una mediática batalla legal por la custodia de su única hija, Ireland.

Un crepúsculo alejada de los focos

Desde los años 2000 Basinger ha salido del centro mediático y ha espaciado tanto sus apariciones públicas como sus trabajos en la industria. Su última participación en la gran pantalla, curiosamente, ha sido en dos entregas de la trilogía "Cincuenta Sombras de Grey", en la que interpreta a la madura examante del protagonista.

La actriz no parece preocupada por el ocaso de una carrera intensa que ha dejado un puñado de momentos para la posteridad, y en la que ha tenido tiempo hasta de grabar un disco. Amante de la naturaleza y ferviente activista de los derechos de los animales, el gran mito erótico de los 80 vive ahora su retiro con tranquilidad, asegurando que "sería muy triste tener 20 años otra vez".