Max, el milagro canino de la Lotería de Navidad

EMOCIONANTE HISTORIA

Max, el milagro canino de la Lotería de Navidad

El perro Max con "Danielle" en un cártel del anuncio del Sorteo Extraordinario de Navidad 2017 y con Nicolás, un niño al que ayudó a recuperarse tras estar tres meses en estado vegetativo. Fotos Instagram @max_perro_actor_cine_y_tv

Fotos Instagram @max_perro_actor_cine_y_tv

El 22 de diciembre de 2015, el perro del anuncio de Amenábar impulsó la recuperación de un niño que llevaba 3 meses en estado vegetal.
Sorteo de la Lotería de Navidad 2017

Max es el perro mestizo que aparece en el anuncio de este año del Sorteo Extraordinario de Navidad que ha dirigido Alejandro Amenábar bajo el título "Danielle", y aunque esta no ha sido su primera interpretación, sí ha hecho que se dispare su fama provocando que salga a la luz la emocionante historia que esconde detrás y que le convierte en un verdadero "milagro canino".

En la historia de "amor alienígena" de Amenabar, Max es el primero en conocer a protagonista, la extraterrestre Danielle que encarna Charlotte Vega, y termina siendo el regalo que ella le hace al lotero al enterarse que su mascota había fallecido. Pero en su vida real, Max fue el mejor regalo de un niño de 10 años llamado Nicolás y de sus seres queridos y, curiosamente, lo recibieron el 22 de diciembre de 2015, el mismo día del Sorteo Extraordinario de Navidad de hace dos años.

"El Español" ha sido uno de los medios que ha investigado su historia y ha elaborado un detallado reportaje de su vida y de cómo "obró el milagro" de ayudar a Nicolás a recuperarse después de llevar tres meses en estado vegetativo.

Max encontró la suerte al ser adoptado por Ainhoa Larregui

Max se llama en realidad Maximiliano y tiene cinco años y medio. En los inicios de su vida lo pasó mal ya que fue un perro abandonado y estuvo en la protectora de Sevilla "El Buen amigo". Por aquellos tiempos se llamaba "Bolita" y aunque fue adoptado cuando apenas tenía dos meses, la familia se arrepintió al poco tiempo y le devolvió a la protectora.

Pero por su suerte cambió cuando tenía siete meses, cuando le adoptó Ainhoa Larregui. Le cambió su nombre y le llevó con ella a Madrid para cambiarle la vida. Hace casi dos años, Max cambió a su vez la vida de Nicolás, el menor de los dos hijos de la familia vecina de su dueña Ainhoa.

Cómo impulsó Max la recuperación de Nicolás

Para conocer a fondo la emocionante historia de Max y Nicolás, "El Español" ha hablado con los que mejor la pueden contar.

La madre de Nicolás, Macarena Hormaechea, ha recordado que su calvario comenzó en octubre de 2014, cuando a su hijo de entonces 7 años le detectaron un tumor en el cerebelo que le provocó una hidrocefalia. Le operaron una semana después para implantarle una válvula y aunque la cirugía era delicada, se llevó a cabo exitosamente. Sin embargo, después surgieron complicaciones quirúrgicas como una trombosis que puso en riesgo la vida de Nicolás y el conocido como el síndrome de cautiverio que le dejó durante tres meses en estado vegetativo.

Macarena reconoce que nunca perdió la esperanza en que se recuperara pero seguro que no se imaginó que Max iba a ser vital.

En la tarde del día del Sorteo Extraordinario de Navidad de hace dos años, Max visitó con Ainhoa a sus vecinos y se acercó a Nicolás para terminar dándoles el "premio Gordo". Comenzó a olfatearle y a lamerle sus manos porque tenía restos de Nocilla y así provocó que el niño levantara el brazo tras meses totalmente paralizado para intentar acariciarle.

A partir de entonces, Max formó parte de la terapia de Nicolás con el respaldo de Ainhoa y de Silvia, amiga de la familia y médico, y se convirtió en una de las claves de su recuperación. Sin embargo, esto no evita que su dueña tenga claro que Max no es el perro ideal para realizar una terapia porque es muy nervioso y crea que en realidad, su don es el de la interpretación.

Max, el prometedor sucesor del emblemático Pancho

Max se ha convertido en el prometedor sucesor del emblemático perro Pancho gracias a que su dueña Ainhoa le adiestró para que se portara bien en casa porque era muy travieso y descubrió su potencial al ver la rapidez con la que aprendía los "truquitos" que le enseñaba.

Así, pensó que tenía madera de actor y comenzó a buscarle papeles y, cuando Max tenía dos años, debutó haciendo un anuncio para una marca inglesa. Después, fue un miembro más de la familia Sandoval del spot de La Casera.

Más tarde, Ainhoa dio el paso definitivo para lanzar la carrera de Max al contactar con Rafael Casado, un adiestrador experto en "Adiestramiento de Cine" que terminó propiciando sus dos últimas apariciones: la de la cortinilla promocional de Antena 3 y el actual anuncio de la Lotería de Navidad.

Tal y como ha recordado Ainhoa en su entrevista con "El Español", Max cautivó a Alejandro Amenábar con su bostezo y al enseñarle las cosas que es capaz de hacer se quedó fascinado.

Como buen actor, Max tiene página web con su portfolio online y su propia cuenta de Instagram. Su última fotografía la ha compartido este martes por la noche y es una dedicada a Nicolás, al que nombra "todo un ejemplo de superación, esfuerzo, valentía y nunca rendirse" y teniendo en cuenta su historia, recomienda que los hospitales permitan la entrada de animales para que acompañen a sus dueños durante el proceso de rehabilitación y así ayudar directamente su salud.

0 Comentarios

Normas Mostrar