Un argentino deja su país y pierde su trabajo por conocer a Messi

EN EL CAMP NOU

Un argentino deja su país y pierde su trabajo por conocer a Messi

Lionel Messi con Martín Gallí, un fan suyo argentino que cumplió su sueño de conocerle dejando su país, mudándose a Barcelona y sacrificando su trabajo. Foto Instagram @gallimartin

Foto Instagram @gallimartin

Martín Gallí, de 27 años, vivió una odisea para cumplir su sueño de conocer al astro. Lo logró pero le costó el despido.

Lionel Messi es uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos y como tal cuenta con millones de fans en todo el mundo que sueñan con conocerle. A lo largo de su carrera muchos lo han visto cumplido, pero uno de ellos llamado Martín Gallí lo ha conseguido de una manera tan extraordinaria, y sacrificada, que su historia está dando la vuelta al mundo.

Martín Galli es un joven de 27 años procedente de Mar de Plata (Argentina) que dejó su país y se mudó a Barcelona con el fin de estar más cerca del astro argentino y poder verle en persona. "Soñaba con conocerlo. Siempre lo vi como algo imposible estando en Mar del Plata", comenta Martín según recoge "La Capital de Mar de Plata".

Se instaló en la ciudad condal el pasado mes de junio y comenzó a pensar en un plan para cumplir su sueño. Su primera idea fue comprarse una entrada cerca del césped para un partido y saltar al campo, pero la descartó al pensar que tendría que pagar una multa muy alta y que los antecedentes quedarían plasmados en su pasaporte.

Los pasos de Martín para conocer a Messi

Poco después, la suerte se puso de parte de Martín ya que consiguió un trabajo ideal para acercarse a su ídolo: como uno de los camareros del servicio de catering del Camp Nou.

Nuevo refuerzo del Barça! Debuto el 7/8 en el primer partido de liga en el equipo del catering y la gastronomía culé!! #ObjetivoMessi

Una publicación compartida de Martin Galli (@gallimartin) el

Martín reconoce que desde el primer día que fue al Camp Nou para hacer su entrevista, se puso a investigar la seguridad del estadio para poder conocer a Messi. Le asignaron la sala VIP "Avantllotja de Honor", a la que acuden familiares de los futbolistas, directivos e invitados especiales y a partir de entonces, estudió cuáles eran los movimientos del "10" en el templo azulgrana.

Antes de cumplir su sueño, tuvo dos acercamientos a Messi que no fueron como esperaba. En el primero, estaba delante del vestuario del Barça sujetando una bandeja de copas de champagne y se le cayó al suelo. Se cortó la mano y solo se percató de su presencia por el murmullo que siempre genera a su paso. El segundo fue el 19 de septiembre en la visita del Eibar y fue algo mejor, le vio cara a cara pero le causó tanta impresión que fue incapaz de reaccionar.

"Me quedé helado, no me salió ninguna palabra o gesto del cuerpo. Lo tenía enfrente. Existía, Messi era real", recuerda Martín.

Martín cumple su sueño de conocer a Messi pero es despedido

Tras este encuentro, hubo un parón de selecciones para la clasificación del Mundial de Rusia, que Messi consiguió para Argentina con un hat-trick en el último partido, y Martín aprovechó para escribirle una carta diciéndole la admiración que sentía hacia él y que no había sido capaz de expresarle cara a cara.

Pensaba dársela en el partido frente a Las Palmas, pero se jugó a puerta cerrada por el referéndum catalán y Martín tuvo que esperar.

El gran día llegó el pasado 18 de octubre en el partido de Champions del Barça contra el Olympiacos, cuando de una vez por todas vio cumplido su sueño. Martín estaba trabajando en su sala VIP y recuerda que vio pasar a otros jugadores como Iniesta, Rakitic o Jordi Alba pero que Messi no hacía aparición y que los de seguridad le dijeron que ya se había ido. Las cámaras le hicieron pensar que no era así y le daba miedo que le hicieran abandonar la sala pero afortunadamente no fue así y vio como Messi entraba delante de él.

Esta vez, Martín no dudó en ir directo hacia él. "Leo, ¿te puedo dar un abrazo?", le preguntó. Messi le sonrió y accedió. "Tenía ganas de quedarme a vivir en sus brazos", comenta. Además del abrazo, Martín le pidió que se hicieran una foto y el jugador no solo volvió a acceder, sino que le llevó a la zona mixta con él. Allí, pudo estar un rato con él, hacerse la foto y darle la carta, no sin temblar de emoción. "Tranquilo boludo, no pasa nada", le dijo Messi.

Martín volvió a dar un abrazo a Messi y se despidió de él antes de que se lo llevaran los miembros de seguridad, "Gracias. Vos sos el mejor del mundo, me vas a hacer conocer Rusia y nos vas a sacar campeón del mundo", le dijo.

Estaba feliz de haber conseguido lo que tanto había perseguido, pero sabía que se había saltado las normas y que sería despedido. Por ello, se adelantó a su encargado y él mismo dejó el trabajo antes de desmayarse ante tantas emociones.

El final de la historia también la recoge de "La Capital de Mar de Plata" y son las consecuencias que han tenido para Martín conocer a Messi. Fue despedido oficialmente del Camp Nou y actualmente "se encuentra acorralado por abogados que culpan y defienden y la gravedad del contexto hace que no se pueda resolver con una simple mediación o resarcimiento". Pese a ello, lo que es seguro es que tras mucho esfuerzo Martín cumplió el sueño de conocer a su ídolo y nunca se le olvidará ese momento.

Cuando el mejor del mundo se da cuenta que cayeron todos los vigilantes y se pudre todo, jeje!

Una publicación compartida de Martin Galli (@gallimartin) el

0 Comentarios

Normas Mostrar