Sara Carbonero pone punto final a su viaje más especial

"AFORTUNADA"

Sara Carbonero pone punto final a su viaje más especial

Sara Carbonero pone punto final a su viaje a Dakar (Senegal) con Unicef

La periodista, y mujer de Iker Casillas, ha realizado una visita solidaria a Dakar, en Senegal, como embajadora de Unicef

Lo que empezó con "muchas ganas" y "nervios" hace días, ha acabado con una experiencia vital única y con Sara Carbonero reconociendo sentirse "afortunada". Y es que su viaje a Dakar (Senegal) con Unicef la ha hecho vivir otra realidad.

La periodista ha dejado durante unos días su casa en Oporto, junto a su marido Iker Casillas y sus dos hijos Martín y Lucas, para trasladarse a la capital del país africano como embajadora de la ONG de la ONU.

Sara Carbonero, en Dakar con Unicef

En todo ese tiempo, Sara Carbonero ha estado compartiendo fotos y textos de los lugares y las personas a las que conocía, centrándose siempre y como es lógico en la situación de la infancia y la maternidad en Senegal, eje principal de Unicef.

Así ha estado junto a "Amanatou y su hijo Detier, que nació prematuro y está siguiendo el método canguro", también ha conocido a "Abdou, Lamine, Falilou y la pequeña Awa, unos cuatrillizos prematuros supervivientes gracias al método canguro".

También ha mostrado su lado más maternal: "Este precioso bebé todavía no tiene ni una hora de vida. Tampoco tiene nombre, se lo pondrán justo una semana después de nacer en su ceremonia de bautismo. Mame Marie Hamme, su mamá, tumbada al lado en la camilla nos contaba que todo había salido muy bien y que estaba feliz por el nacimiento de su hija".

¡Por fin ha llegado el día! #muchasganas #nervios #conUnicefenSenegal #deseandoconocerte #viajeenbuenacompañía

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Este precioso bebé todavía no tiene ni una hora de vida. Tampoco tiene nombre, se lo pondrán justo una semana después de nacer en su ceremonia de bautismo. Mame Marie Hamme, su mamá, tumbada al lado en la camilla nos contaba que todo había salido muy bien y que estaba feliz por el nacimiento de su hija, uno de los cuatro bebés que nacen al día en el centro de salud Keur Massar (un total de 1349 el año pasado). La paz del momento contrastaba con lo que ocurría justo en la sala de al lado donde una mujer gritaba y sollozaba mientras sujetaba su barriga con una mano y un rosario con la otra intentando calmar los terribles dolores de las contracciones. La vida en estado puro. #conUNICEFenSenegal #elviaje #afortunada @unicef_es

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Una más en el comité de madres

En su viaje también ha incluido la finalidad didáctica y de llamamiento a ayudar: "Es alucinante que algo tan pequeño como lo que tengo en mi mano posea la capacidad de salvar una vida. Se trata de un alimento terapéutico listo para usar para niños con desnutrición aguda grave".

Y, como una más sentada para la reunión, "en un poblado de Nioro, un recóndito lugar de la zona rural senegalesa, hemos conocido de primera mano el trabajo de los comités de madres".

En un poblado de Nioro, un recóndito lugar de la zona rural senegalesa, hemos conocido de primera mano el trabajo de los comités de madres. Están formados por mujeres voluntarias que han sido formadas previamente por profesionales de la salud y de manera desinteresada se reúnen en este punto de encuentro con las mamás de la zona. Allí se encargan de darles información sobre nutrición, inmunización y lactancia materna. Una vez al mes pesan a los bebés, miden su perímetro braquial y comprueban que no estén desnutridos. En el caso de estarlo les facilitan vitaminas, hierro y ácido folico. Después se encargan del seguimiento de cada caso hasta que los niños cumplen cinco años. Marame Diba, la presidenta y a su vez el enlace entre más autoridades y la comunidad, nos contaba que antes de existir el comité de madres el porcentaje de niños con desnutrición moderada era del cinco por ciento habiéndose reducido ahora al dos. Los resultados están ahí, la ayuda llega y la esperanza está presente en un lugar donde faltan todavía muchas cosas pero sobra generosidad y empatía. Enormes estas mujeres y su labor. #conUNICEFenSenegal #elviaje #afortunada

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Agradece su trabajo a Unicef

Antes de despedirse, Sara Carbonero también ha tenido tiempo de agradecer su trabajo a todas las mujeres que trabajan con y para Unicef, a las que ha podido conocer personalmente.

0 Comentarios

Normas Mostrar