OBJETIVOS

El francotirador 'real' también se fijó en Casillas y Ronaldo

Santiago Sánchez, el hombre que es juzgado tras reconocer que pudo matar a los Reyes, también señaló a los jugadores

Cristiano Ronaldo e Iker Casillas en una rueda de prensa

Santiago Sánchez Ramírez ha pasado de ser una persona anónima a una de las más comentadas durante los últimos dos días. Todo, por ser juzgado tras demostrar cómo pudo matar a los Reyes y a los políticos españoles cuando los tuvo a tiro con su rifle de francotirador.

De sus declaraciones a El Confidencial, que ya recogimos, se extraían fechas, detalles, modus operandi y personalidades que estuvieron a un dedo -el suyo en el gatillo- de ser asesinadas. Aunque él lo hizo por demostrar las brechas de seguridad.

Pero sus "más de 300 simulacros de asesinato" de los que él mismo presume también alcanzaron al mundo del deporte. Y más concretamente, a dos súper figuras del Real Madrid como Cristiano Ronaldo e Íker Casillas.

Junto a Ronaldo y Casillas

Y es que una parte de la investigación policial ha revelado otro vídeo en el que se ve al falso francotirador fotografiándose junto al astro portugués y al exguardameta blanco a la salida de Valdebebas, la ciudad deportiva del Real Madrid.

Tras tomarse fotos y hacer un vídeo mientras estaba con los dos jugadores, Sánchez Ramírez envió el material al conjunto madridista advirtiéndole de lo fácil que sería atentar contra ellos, de nuevo para denunciar los fallos de seguridad.

Cristiano Ronaldo e Iker Casillas en una rueda de prensa

El Real Madrid tomó medidas

La llegada de este material, pero sobre todo de esa "denuncia" sobre la falta de seguridad, hizo que en el Real Madrid saltase la alarma, interpretándolo como una posible amenaza a sus jugadores.

El conjunto blanco decidió poner todos los documentos en manos de la policía, que se encargó de investigar lo sucedido sin que finalmente se llegara a una conclusión preocupante.

Bien es cierto que, como decimos, tiempo después Santiago Sánchez Ramírez fue detenido y ahora está siendo juzgado por distintos delitos que le podrían acarrear una pena de hasta 9 años de prisión.