ATENTADOS PARÍS

Bataclan reabre con Sting y con veto a Eagles of Death Metal

La sala de conciertos reabrió sus puertas en la víspera del primer aniversario de los ataques de París que acabaron con la vida de 130 personas.

Sting en la reapertura de la sala Bataclan.
BORIS ALLIN AFP

La sala Bataclan reabrió ayer sus puertas con un concierto de Sting en la víspera del primer aniversario de los atentados de París en los que murieron 130 personas en ocho ataques sincronizados por una célula yihadista.

La mítica sala fue el escenario más sangriento de todos, dejando un saldo total de 90 fallecidos. Ayer, un Bataclan totalmente renovado volvió a llenarse de música, entre fuertes medidas de seguridad, con la actuación del cantante británico y la presencia de unas 1.500 personas, entre ellas, muchos supervivientes de los ataques y familiares de las víctimas. Sting arrancó su actuación con un recuerdo para ellas.

"Esta tarde tenemos dos cosas importantes que hacer. Primero, recordar y honrar a aquellos que perdieron la vidas en los ataques de hace un año. También celebrar la vida y la música en este histórico local. Así que antes de comenzar, me gustaría que guardáramos un minuto de silencio. No les olvidemos", dijo Sting antes de entonar su primera canción de la noche, 'Fragile'.

Sting ya había actuado en esta sala en 1979. Ayer volvió a hacerlo colgando el cártel de 'no hay billetes' en un concierto en que todas las ganancias serán donadas a dos asociaciones de apoyo a las víctimas de estos atentados de París, Life for Paris y 13 Novembre: Fraternité Verité.

Por otra parte, hoy el Bataclan cerrará sus puertas y desvelará una placa en memoria de los fallecidos, coincidiendo con el aniversario de los atentados. Volverá a abrir el próximo miércoles con una serie de conciertos que incluye a artistas como Pete Doherty, Marianne Faithfull y Youssou N’Dour.

 

El veto a Eagles of Death Metal

Tal y como informa El País, la dirección del Bataclan negó la entrada en su concierto de reapertura al vocalista Jesse Hughes y a otro de los miembros del grupo Eagles of Death Metal, la banda que tocaba en la sala el fatídico día de los atentados. Según confirmó el coordinador de la sala, Jules Frutos, su entrada fue impedida porque "hay cosas que uno no perdona" en referencia a unas polémicas declaraciones de Hughes.

En ellas, el vocalista de la banda dejo caer sus sospechas de que el atentado pudiera haber sido preparado por el personal de la propia sala con la ayuda de los guardias.