MUTUA MADRID OPEN

"La familia ha sido clave en la educación de Carlos Alcaraz"

Antonio Martínez Cascales, mentor de Juan Carlos Ferrero, vivió la semana del Mutua junto al murciano y disecciona la explosión del gran campeón. "Nos ha sorprendido relativamente".

0
"La familia ha sido clave en la educación de Carlos Alcaraz"
Clive Brunskill Getty Images

"Antes del partido contra Djokovic, Juan Carlos hizo un aparte y me preguntó: ‘¿Tú pensabas que esto iba a llegar tan pronto?". Quien cuenta esto es Antonio Martínez Cascales, descubridor y técnico de Ferrero además de fundador de la Academia Equelite donde se entrena Carlos Alcaraz. Toni vivió la intensa semana del Madrid Open al lado del murciano. Y ha sido fundamental, en la sombra, para la formación del tenista desde que llegó con 14 años a Villena.

"Nos ha sorprendido relativamente. Venía de triunfar en Río, Miami y el Godó, pero esta vez ha tenido que ganar a Nadal, Djokovic y Zverev y eso no es nada fácil. Sorprende cómo él, conforme las exigencias van en aumento, sube el nivel de su tenis. Pero llevo diciendo un tiempo que si no nos hubiese pillado la pandemia, en la que perdió un montón de invitaciones a torneos, habría llegado a explotar antes", reflexiona el preparador.

La previa de la final ante Zverev no fue fácil. Hubo que anestesiar el dedo del pie en el que tenía una ampolla infectada e infiltrar el tobillo derecho de Carlos. Pero ante el alemán (6-3 y 6-1) resultó el partido más fácil. La clave es que Alcaraz se lo pasa bien en la pista. "Él disfruta más que la mayoría de jugadores. Le gusta el tenis. Y no le ha costado renunciar a otras cosas, porque el trabajo se hace más fácil cuando te gusta", corrobora Martínez Cascales.

Alcaraz, en el restaurante madrileño Zielou, donde celebró su victoria en Madrid.

Tras levantar el trofeo, hubo cena y mucha alegría en el restaurante Zielou. El campeón volvió el lunes a Murcia a descansar y el jueves tiene previsto retornar a la Academia a entrenarse para viajar el día 19 a Roland Garros.

En El Palmar, donde su padre (también Carlos de nombre, como el abuelo) dirige la sección de tenis del Club de Campo, hay que buscar la forja de la personalidad de Carlitos. "Que el padre se dedique al tenis modesto podía haber sido negativo. Pero no ha sido así. El dirigió su carrera hasta los 14 años, le puso un entrenador (Carlos Santos) de su grupo y la familia ha sido casi perfecta en el sentido de lograr un chico educado y agradecido... Ahora, termina un entrenamiento y siempre nos da las gracias a Juan Carlos o a mí si estoy en pista", relata Cascales, que revela que al llegar a Villena no se iba a encargar de él Ferrero: "Pero le encantó su forma de ser, la humildad, la pasión... Por aquí nos llegan muchos chicos campeones del universo con padres totalmente fuera de la realidad". No fue el caso. Ahí está la prueba.