1
2
3

WTA FINALS

Muguruza brilla y jugará la semifinal contra Badosa

Garbiñe, que estaba obligada a ganar, no falló frente a Kontaveit, que llegaba con 12 victorias seguidas. El miércoles habrá una española luchando por el título.

0

España tendrá una tenista peleando por el título en las WTA Finals de Guadalajara (México). Algo que sólo logró Arantxa Sánchez Vicario en 1993, cuando perdió frente a Steffi Graf en el Garden de Nueva York. La debutante Paula Badosa ya estaba clasificada como primera de grupo desde el sábado. Y hoy Garbiñe Muguruza hizo los deberes con brillantez. Tras el triunfo en tres sets (0-6, 6-4 y 6-4) de Karolina Pliskova sobre Barbora Krejcikova, sólo le valía ganar a la sorprendente Anett Kontaveit y lo hizo por 6-4 y 6-4 en 1h:28.

Garbiñe y Paula se enfrentarán el martes (21:00, TDP y DAZN). En la otra semifinal estará la estonia frente a Maria Sakkari o Aryna Sabalenka.

Muguruza, que ha llegado motivadísima a México, feliz de jugar en un país donde ha ganado dos títulos en Monterrey y donde cuenta con el beneplácito del público, salió como un tiro. Break de entrada que ya no soltó y que fue como un bofetón para Kontaveit (25 años y 8ª del ranking), una de las revelaciones del curso.

La estonia se presentaba como la jugadora más en forma del circuito, como acreditaban sus 12 victorias seguidas, un 28-2 en sus últimos torneos con títulos en Moscú y Cluj-Napoca (antes había conquistado también Ostrava y Cleveland). Había derrotado con facilidad a Pliskova y Krejcikova y se encontró enfrente a una tenista muy seria, decidida a meterse en sus segundas semifinales, tras la de 2015, en su cuarta participación en el Masters. Sacando para llevarse el set, Muguruza tuvo que hacer frente a dos bolas de break. Y las controló con aplomo.

En la segunda manga, misma historia. Golpe en forma de rotura de Garbiñe en el primer juego y una enorme solidez para sostenerlo mientras Kontaveit, errática con un drive desajustado, se iba ofuscando ante el gran juego de la española a la que venía de derrotar en Moscú el 22 de octubre por un doble 6-1. Aún tuvo que hacer frente la caraqueña a una bola de break cuando sacaba para ganar, fruto de la presión. Pero esta no era la misma Muguruza. Esta quiere ser maestra.

Embutida en la camiseta de la selección mexicana de fútbol, expresó a pie de pista su felicidad: "Mi servicio ha funcionado muy bien ante una jugadora que venía de lograr muchas victorias". Terminó con un 80% de puntos ganados con primeros saques y logró neutralizar las tres bolas de break que tuvo Kontaveit. Ya espera Badosa, con la que nunca se ha enfrentado. "Esto demuestra el gran nivel que hay en España ahora", se alegró. En la final, una de los dos luchará por un título que todavía se resiste.