US OPEN

Rogers y las amenazas tras caer en el US Open: "Ojalá no hubiera redes sociales"

La tenista estadounidense secundó a su compatriota Sloane Stephens, que denunció amenazas de muerte, tras su derrota ante Emma Raducanu en el US Open.

0
La tenista estadounidense Shelby Rogers devuelve una bola durante su partido ante Emma Raducanu en los octavos de final del US Open Tennis Championships en el USTA National Tennis Center de Nueva York.
JOHN G. MABANGLO EFE

Las derrotas en el US Open de numerosas jugadoras del cuadro femenino está sacando a la luz uno de los problemas más delicados a los que se enfrentan los tenistas cada vez que pierden un partido: los insultos y las amenazas de numerosos aficionados enfurecidos con el resultado. La denuncia principal sobre este hecho la hizo la estadounidense Sloane Stephens, que denunció haber recibido mensajes de acoso tras su derrota ante la alemana Angelique Kerber y que quiso compartir con sus seguidores en las redes sociales.

Una situación que también adelantó la tenista estadounidense Shelby Rogers, que venía de ganar en tercera ronda del torneo a la número 1 del mundo Ashleigh Barty y que en octavos de final cayó ante la joven británica Emma Raducanu. "Obviamente aprecias ser el centro de atención en ese momento. Pero luego miraré y tendré nueve millones de amenazas de muerte y no es eso. Es todo muy polarizador, se pasa de un extremo a otro muy rápidamente. En este punto de mi carrera, ya estoy acostumbrada. Desearía que no existieran las redes sociales".

Rogers lamentó que se sigan produciendo este tipo de episodios y afirmó que, pese a no tomárselo en serio, hay muchas veces que estos comentarios le afectan. "Sí vas a mi perfil ahora mismo, posiblemente sea una cerda y otras palabras que no puedo decir ahora mismo. Es parte del marketing. Tenemos contratos y tenemos que poner ciertos posts. Es así. Intentas no tomártelo en serio pero es el lado desafortunado del deporte. Sabes que te tienes que centrar en las cosas importantes, no en los comentarios que hace la gente que son niños de mamá. Es muy desafortunado y a veces se te sube a la cabeza".