ROLAND GARROS

El director de Roland Garros defiende el abandono de Federer

En una entrevista a L'Équipe Guy Forget defendió el abandono de Roger Federer en el torneo. "Considerar que ha sido una falta de respeto me parece injusto".

Roger Federer deja la pista tras su victoria ante Dominik Koepfer en tercera ronda de Roland Garros 2021.
MARTIN BUREAU AFP

El abandono de Roger Federer en Roland Garros aún sigue teniendo repercusión en el torneo parisino ya que el tenista suizo podría haber jugado su último partido en Roland Garros tras su agónica victoria ante Dominik Koepfer.

A raíz de la polémica suscitada por el abandono de Roger Federer, el director de Roland Garros, Guy Forget, ha concedido una entrevista al diario L'Équipe en la que ha querido salir al paso de las críticas hacia Federer tras su abandono y que para nada se trata de una falta de respeto al torneo. "No hemos pensado en quitarle premios a Federer. He visto comentarios excesivos tras su retirada en Roland Garros. En las redes sociales puedes ver cualquier cosa, hay gente que es muy virulenta con Roger y otros que comprenden su decisión. Se retiró, nunca lo había hecho. Considerar que ha sido una falta de respeto me parece injusto. El domingo acudió al control antidopaje, a los médicos, a los árbitros y firmó un documento en el que dijo que se retiraba por su rodilla. Roger no estaba en condiciones para el siguiente partido".

Forget reconoce que Federer vino a Roland Garros pensando más en Wimbledon, su verdadero objetivo para esta temporada, y acumular partidos antes de la gran cita sobre hierba. "Estamos hablando de un campeón que tiene 40 años, que se ha sometido a dos operaciones de rodilla en muy poco tiempo y que ha hecho una carrera contrarreloj para volver a su mejor nivel. Si hay algún Grand Slam que puede ganar podría ser Wimbledon, aunque ni siquiera sabe si tendrá opciones. Para pelear por este sueño tenía que jugar partidos y en Roland Garros ha tenido un torneo para reconstruir su juego. Reitero, no es una falta de respeto que haya venido a Roland Garros para ver cómo se encontraba".

El director de Roland Garros también quiso analizar el paso de Federer por el torneo y cómo se incrementaba la dificultad a medida que el suizo pasaba de ronda, reconociendo que el partido ante Koepfer fue el detonante de su abandono para no correr riesgos en otro duro partido ante Berrettini. "Roger se conoce a sí mismo mejor que nadie. Jugó un partido contra un no especialista en arcilla como Istomin y le ganó en hora y media. En segunda ronda le tocó Cilic. Federer nos pidió que si se podía jugar de día. Domina, no le exige mucho físicamente pero aún así juega dos horas y media. Y luego se enfrenta contra un zurdo que no conoce y que le devuelve golpes de revés y de derecha, que está en el puesto 60 pero en arcilla sería el 25. Frente a Koepfer sufrió y se equivocó tácticamente. Atacó muy pronto, se adelantó, a veces retrocede... Aún así, logra salir de la trampa... ¡Pero ya ha acumulado tres horas y media de partido! Creo que al salir de la pista se le vio afectado físicamente. No lo dijo pero seguro que se resintió de la rodilla y pensó 'En la próxima ronda me toca con Berrettini y voy a sufrir, tendré que defenderme y me arriesgo a hacerme daño, es demasiado'. Estoy seguro de que se despertó con dolores y molestias".

Sobre si este ha sido o no el último Roland Garros de Roger Federer, Forget no se atreve a pronunciarse, aunque cree que si Federer vuelve deberá prepararse bien para volver a jugar a un gran nivel, como ha hecho en la presente edición. "Mirando hacia el 2022, con casi 41 años sobre tierra batida, Roger sabe que para jugar bien en Roland Garros deberá afrontar varios torneos de preparación. Imagino que se tomará dos o tres semanas para analizarlo y ver cómo reacciona su cuerpo. Pero juega con ese tipo de espectro por encima de él. Si este ha sido su último año, se habrá ido de Roland Garros por segunda vez sin haber perdido. Y si el próximo Wimbledon va a ser el último, quiere estar allí al 100% físicamente. No creo que le asuste la derrota, quiere saltar, correr y mostrar una buena cara, y en París lo ha hecho".