1
2
3
6
6
-
1
4
-

BARCELONA OPEN BANC SABADELL

Sale el sol para Nadal, que espera al épico Carreño

El manacorí ganó al británico Norrie por 6-1 y 6-4 en su victoria 450 en tierra y en las semifinales se medirá a Carreño, que remontó a Schwartzman (6-4, 3-6 y 7-5).

0

Salió el sol en Barcelona para regocijo de los espectadores que pudieron anticipar el verano disfrutando de un viernes de tenis en el Open Banc Sabadell. Y salió el sol, al tercer día de competición, para Rafa Nadal, que después de sufrir en las dos anteriores rondas logró pasar rápidamente (una hora y 34 minutos) la página de los cuartos de final ante el británico Cameron Norrie, que al grito continuo de "shit" (mierda), acompañó su desesperación en un partido que no estuvo tan desequilibrado como el resultado indica (6-1 y 6-4) y que supuso la victoria 450 de Nadal en tierra batida.

El número 3 del mundo y el número 53 dirimieron un interesante duelo de zurdos que de nuevo se lo llevó el manacorí sin ceder un set, como ocurrió en el Open de Australia en enero (7-5, 6-2 y 7-5). Nadal mejoró su juego, como ya había avanzado la tarde anterior después de ganar al japonés Kie Nishikori, cuando quiso ver el lado positivo a su irregularidad y aventurar que iba por el buen camino. Y así se le vio ante Norrie, con una mejora desde el fondo de pista, moviendo de un lado al otro a su oponente, convirtiendo puntos clave para ir ganando juego a juego pese a los aprietos.

Ese juego llevó a Nadal a un 6-1 sin paliativos, aunque la contundencia del resultado fue mentirosa. El británico exprimió sus opciones en cada juego, y Nadal necesitó de varias ventajas para romperle el servicio. Un servicio que, por otro lado, se convirtió en el talón de Aquiles de Norrie, con muchos intentos a la red y otros en los que tuvo que detener el saque por no lanzar correctamente la bola al aire (el vieno era ligero). Una circunstancia que se repitió prácticamente en cada juego (hizo hasta cinco dobles faltas).

Consciente de su infortunio, Norrie apretó en el segundo set. Fue más agresivo en sus golpes y subió a la red, lo que le trajo más problemas a un Nadal que de nuevo sufrió cuando se le exigió, se lió en la pista en algunos momentos y vio como su 4-2 a favor se convirtió en un 4-4 peligroso, que dejaba de nuevo el set en el aire. Le resultó incómodo a Nadal jugar con un zurdo que además se manejó desde el fondo de la pista y fue incisivo. Pero el número tres del mundo puso las cosas en un sitio con un juego en blanco y una break para ganar por 6-4.

En tres días de competición, Nadal ha ido a más y ahora se medirá a Pablo Carreño (13) en semifinales después de que el español remontase un partido épico al argentino Diego Schwartzman, número 9 del mundo. Después de perder el ganar por 6-4 y de perderel segundo 3-6, Carreño se vio 2-5 en contra y con su oponente a solo dos puntos de la victoria. Sacó el orgullo y un agresivo tenis que, poco a poco, empezó a minar al Peque, que acabó desesperado al ver como se le iba el partido 7-5.

El grito de Carreño fue ensordecedor en la noche ya barcelonesa, después de dos horas y 35 minutos de juego. Le espera Nadal, un hueso, con quien ha perdido los siete encuentros que ha disputado anteriormente (16:00, La 1).