MASTERS 1.OOO MIAMI

Jannik Sinner, ante el espejo de Novak Djokovic en Miami

El italiano se mide a Hurkacz por el título y con 19 años y siete meses podría superar al serbio (19 y 10 meses en 2007 como campeón más joven del torneo.

Madrid
Jannik Sinner, ante el espejo de Novak Djokovic en Miami
RHONA WISE EFE

"Este chico tiene algo especial", resumió Roberto Bautista (32 años y 12º del mundo) tras ser derrotado el viernes por Jannik Sinner, un pelirrojo imberbe de 19 años que fue capaz de remontarle un set. "Tú no eres humano, tío", le soltó Alexander Bublik al italiano al cruzarse en la red después del punto de partido que le ganó en cuartos. "Le llamé robot un par de veces, porque es muy sorprendente que un chico de su edad tenga esa dureza mental", explicó luego el kazajo. La nueva sensación del tenis tendrá este domingo (19:00, #Vamos) la oportunidad de coronarse campeón del Masters 1.000 de Miami si gana al sorprendente polaco Hubert Hurkacz (24 años y 37º) que destrozó (6-3 y 6-4) a Andrey Rublev.

Novak Djokovic, Rafa Nadal, Roger Federer y Dominic Thiem dieron la espalda al torneo. Los destinados a tomar su relevo (Daniil Medvedev, Stefanos Tsitsipas o Alexander Zverev) se quedaron en el camino y el espigado Sinner (1,88 m.) se ha colado por el resquicio. Un jugador que se mira en el espejo del número uno serbio. Si gana, con 19 años y siete meses, superará a Djokovic (19 y diez meses en 2007) como campeón más joven del torneo. Como Nole, practicó esquí a buen nivel hasta los 12 años (fue campeón nacional de eslalon con ocho) y eso se nota en su elasticidad, equilibrio y desplazamientos sobre la pista.

Rafa Nadal, que eligió al italiano como compañero de cuarentena y entrenamientos en la burbuja de Melbourne, también llegó como adolescente a la final de Miami, con 18 años, pero perdió en 2005 contra Federer. Andre Agassi sí lo ganó con 19 en 1990. Tres números uno. "Compararme con esos nombres es gratificante, pero sólo tengo 19 años y el camino es muy largo", responde prudente el de San Candido, en Tirol del Sur, al pie de los Alpes, donde creció idolatrando a campeones de esquí como Bode Miller. 

Campeón ya en Sofía 2019 y Melbourne-1 este año, Sinner tendrá enfrente a un colega. Con Hurkacz ha compartido este año dos torneos de dobles y el polaco ganó a principio de curso en Delray Beach, también en la dorada Florida que este domingo verá coronarse a un campeón nuevo. Quizá, ya, a la estrella del futuro.