MASTERS 1.000 DE MIAMI

Bautista aspira a todo en Miami sin Nadal, Federer y Djokovic

El castellonense analiza su temporada para AS antes de iniciar su camino en el primer Masters 1.000 del año, donde estará ausente el Big Three al completo.

Bautista aspira a todo en Miami sin Nadal, Federer y Djokovic
Francois Nel Getty Images

Roberto Bautista Agut (Castellón, 32 años) afronta con ilusión la primera parada de Masters 1.000 de la presente temporada en Miami. Florida trae buenos recuerdos al castellonense, puesto que allí alcanzó en 2019 los cuartos de final tras derrotar a Novak Djokovic, en la que ha sido su mejor actuación hasta la fecha en un torneo que no se celebró en 2020 por la pandemia. Lo recuerda bien Rober, que el año pasado se quedó 'tirado' en pleno aeropuerto antes de poner rumbo a la gira americana como consecuencia de la suspensión del circuito ATP. Con energías renovadas tras perder las finales de Montpellier y Doha, Bautista analiza para AS sus opciones de éxito en Miami ante las ausencias del propio Nole, Nadal y Federer. Debutará el viernes contra el sudafricano Lloyd Harris, finalista la semana pasada en Dubái.

¿Cómo valora su temporada hasta el momento?

El Open de Australia no me salió como esperaba, al menos, como tenía preparado. Lo que quería a principio de temporada era jugar muchos partidos porque a finales del año pasado acabé lesionado, y eso sí lo he conseguido. Después de la gira australiana he tenido un mes duro, exigente, pero al final he podido competir durante más partidos.

Pese a que estamos a principios de curso, ya has podido disputar dos finales. ¿Qué le faltó ante Goffin y Basilashvili, respectivamente, para conseguir el título?

Ante Goffin empecé bien. Creo que firmé un set y medio bueno, pero los rivales también juegan. En ese partido, Goffin jugó muy bien e hizo méritos para ganar. En Doha jugué un torneo impecable hasta la final, e incluso ese día creo que tuve una buena actuación. El primer set pudo ser para cualquiera de los dos y las condiciones fueron difíciles por el fuerte viento, que condicionó mucho el partido. Pero estoy contento por haber jugado dos finales y por haberme visto competitivo de nuevo.

El año pasado estuvo condicionado por la pandemia, por lo que se disputaron pocos torneos. ¿Se echa de menos ganar un título? (Roberto no es campeón desde el torneo de Doha en 2019)

Sí, se echa de menos. Uno de mis objetivos este año es volver a ganar un título. Lo he tenido muy cerca en dos ocasiones y espero que de aquí a final de año pueda tener otra oportunidad como esas. Lo más importante es que vengo de jugar partidos de mucho nivel en Doha y que me he encontrado otra vez en plenitud. Tengo ritmo de competición, que era lo que quería encontrar pese a que el último mes fue duro física y mentalmente.

Junto a Albert Ramos es el único español que ha conseguido llegar al menos a una final este curso en torneos ATP. ¿Supone una presión añadida en los torneos?

La verdad es que no. En el mundo del tenis siempre hay presión, exigencia, responsabilidad... El tenista tiene que aprender a vivir con ello y gestionarlo. Hay veces que se hace bien, otras en las que la presión te puede un poco más, pero es algo que nosotros tenemos muy presente en el día a día.

Hace poco más de un año se quedó en el aeropuerto, a las puertas de viajar a los Masters de Indian Wells y Miami por el parón que sufrió el circuito ATP. ¿Ahora ve la situación con más optimismo?

Sí, este año está todo en pie y viajaremos a Miami. Es muy buena noticia que se pueda celebrar el torneo, aunque no en las condiciones idóneas que nos hubiese gustado. Al final podemos hacer nuestro trabajo y salir a competir, que es lo más importante.

Bautista posa con su título de finalista en el ATP de Doha.

Con las ausencias en Miami de Djokovic, Nadal y Federer, ¿se ve con más posibilidades de lograr un bonito resultado en el torneo?

No estarán ellos tres y tampoco Thiem, por lo que son cuatro bajas importantes. Está claro que el tenis hoy en día está muy igualado, cualquier rival te puede ganar si no estás bien, pero a priori, que estos cuatro jugadores no estén en el torneo es bueno para los que vamos a jugar el torneo.

Aunque para esta semana sea baja, Federer regresó a las pistas en Doha tras un año de ausencia. ¿Qué supone su vuelta para el circuito?

Supone mucha expectación. Cuando Roger vuelve a jugar hay muchos focos centrados en él, mucha atención. Creo que es muy positivo para el tenis que esté de vuelta y que aguante el máximo tiempo posible porque tanto él, como Rafa y Novak suponen mucho para el tenis al ser iconos mundiales del deporte. Ellos hacen que se hable más de tenis y que adquiera más importancia.

Carlos Alcaraz ya dejó muestras de su calidad y prometedor futuro con su primer partido ganado en el Open de Australia. ¿Cómo ha visto su inicio en la élite del tenis?

He tenido la oportunidad de entrenar varias veces con él y creo que es un jugador con mucha proyección, que tiene mucho nivel y que en un futuro no muy lejano va a ser de los mejores tenistas españoles. Espero y deseo que tenga una buena carrera. Es muy buen chico, trabajador, le encanta este deporte y creo que va a representar muy bien al tenis español.

Pese a sufrir un año de retraso, todo apunta a que los Juegos de Tokio se celebrarán este verano. ¿Le ilusiona estar allí?

Va a ser difícil. No me imagino unos Juegos Olímpicos sin público o a puerta cerrada. En estos momentos no lo visualizo. Pero la experiencia en este evento es especial, se celebra cada cuatro años y es un sueño de cualquier deportista poder representar a su país en las Olimpiadas.

¿Cuál será su calendario en los próximos meses de competición?

Estaré esta semana en Miami y después comenzaré la gira de tierra con Montecarlo, Barcelona, Madrid, Roma y Roland Garros. Después jugaré un torneo en hierba como preparación a Wimbledon.

Aparte del objetivo de ganar un título, ¿qué más le pide al 2021?

Verme competitivo con los mejores. Si eso llega y juego a este nivel, los números serán buenos a final de año. No puedo decir si voy a estar en el puesto 5 o el 15, pero mi objetivo es estar lo más cerca posible de los diez mejores.