OPEN DE AUSTRALIA

Serena Williams se va llorando en medio de la rueda de prensa

La estadounidense abandonó la sala de prensa sin terminar de atender a los medios de comunicación tras su derrota contra Osaka. Respondido sin ganas a ocho preguntas.

Serena Williams protagonizó este jueves un momento duro tras su derrota contra Naomi Osaka en las semifinales del Open de Australia. La siete veces campeona del torneo, triste y frustrado por haber perdido una nueva oportunidad de ganar su 24º título de Grand Slam, abandonó la rueda de prensa posterior al partido entre lágrimas después de haber respondido sin demasiadas ganas y con frases cortas a ocho preguntas de los periodistas que se encontraban en la sala de conferencias de Melbourne Park. 

"Los errores no forzados a lo largo del partido, considerando lo bien que jugaste para llegar a esta ronda... ¿Qué crees que causó eso? ¿Fue solo uno de esos días malos en la oficina?". Está fue la pregunta que desencadenó la reacción de la estadounidense. "No lo sé, he terminado", dijo mientras se levantaba para marcharse.

 "Cometí tantos errores..., sobre todo con la derecha, fueron errores fáciles, fáciles", había reiterado antes. También le le cuestionaron si su despedida, erguida sobre la pista y con el brazo derecho levantado, muy sentida, había sido un adiós, y de ese compromiso salió enigmática: "No lo sé, si alguna vez me despido, no se lo diría a nadie".