TENIS

Nadal y la COVID: "La seguridad es primordial, pero también la libertad y la dignidad"

Nadal concedió una extensa entrevista al diario italiano Corriere della Sera antes de viajar a París para jugar en el Rolex Masters y habló de actualidad, deporte, rutinas...

Nadal y la COVID: "La seguridad es primordial, pero también la libertad y la dignidad"
París Rolex Masters DIARIO AS

Antes de viajar a París para disputar el Rolex Masters, en el que debutará este miércoles en la segunda contra Feliciano López, Rafa Nadal recibió en Manacor a un periodista del diario italiano Corriere della Sera, al que concedió una extensa entrevista en la que habló de la actualidad que inevitablemente pasa por la actualidad de la COVID-19, de deporte, de sus rutinas, del Rey Emérito Juan Carlos I e incluso de Dios. Aquí reproducimos algunas de sus respuestas más interesantes.

Miedo a la COVID: "No por mí. Todavía soy bastante joven, sigue respondiendo el físico. Sin embargo, si me infecta, puedo infectar a personas en riesgo. Estoy preocupado por mis padres, por mi familia. Por mi comunidad. Es el momento más difícil de nuestra vida. Por eso es hora de luchar por cosas mucho más importantes que un partido de tenis. Debemos cultivar la confianza".

Lidiar con el virus: "Con Respeto. Hacia nosotros mismos, hacia nuestros seres queridos, hacia los demás. Y luego con responsabilidad. Y lógica. La gente muere a causa del virus; pero también puedes morir de hambre. El golpe a la economía fue muy severo. Necesitamos encontrar el equilibrio entre salud y trabajo, entre salud y protección social. La seguridad es primordial; pero también lo son la libertad y la dignidad".

Impuesto en España: "Soy español. Y estoy feliz de serlo. Por supuesto, cuando llega la factura de los impuestos, estoy un poco menos feliz. Pero tuve la suerte de nacer en un país de muchas virtudes, lo que me dio una buena vida".

Primer recuerdo: "Soy un niño y juego con mi padre. En el pasillo de la casa. Una pelota, una pelota de baloncesto. Todo menos tenis".

El 'mágico' tío Toni: "Una vez en el banquillo me aseguró que si me metía en problemas haría que lloviera. Con 0 a 3 para mi oponente empezó a llover. Cuando recupere le dije: "Tío, ahora tú puedes hacer que vuelva el sol".

Por qué Real Madrid y no Barcelona: "Mi padre y toda la familia siempre han sido aficionados del Madrid. Cuando mi tío (Miguel Ángel) jugaba en el Barça, obviamente lo vitoreamos. Pero luego volvió a Mallorca y nos separamos: algunos se quedaron con el Barcelona; otros volvieron al Madrid".

Federer: "Es uno de los mejores hombres de la historia del deporte. Ha sido mi gran rival; y esto nos ha beneficiado a ambos, y también un poco al tenis. Hemos dividido un tramo de nuestras vidas. En algunas cosas nos parecemos: nos preocupamos por la tranquilidad, por la familia. En otros somos diferentes. Es suizo. Yo soy latino. Tenemos diferentes personalidades, culturas, formas de vida...".

Rituales: "No soy supersticioso; de lo contrario, cambiaría el ritual con cada derrota. Ni siquiera soy esclavo de la rutina: mi vida cambia constantemente, siempre alrededor; y competir es muy diferente de entrenar. Lo que ustedes llaman tics son una forma de poner mi cabeza en orden, para mí que normalmente soy muy desordenado. Son la forma de concentrarme y silenciar las voces internas. Para no escuchar la voz que me dice que voy a perder, ni la que, más peligroso aún, me dice que voy a ganar".

Confinamiento: "Fue malo. Sobre todo al principio fue difícil: todo ese tiempo encerrado en casa, sin nada que hacer, estoy acostumbrado a moverme todo el tiempo...".

Su esposa: "Nos conocemos desde siempre, desde que éramos pequeños. Meri es mi punto de estabilidad".

La crisis de 2009: "Ese año mis padres se separaron, aunque solo por un tiempo. Sufrí mucho por ello; porque sin mi familia no hubiera hecho nada".

Superar las lesiones: "Con mentalidad positiva. Transformando la fragilidad del cuerpo en fortaleza moral. Tarde o temprano las cosas encajarán. Debemos equiparnos para resistir. Porque no hay otra solución que resistir".

Llanto tras la derrota en Wimbledon 2007: "Lloré desesperadamente. Durante una hora y media. Porque a veces la desilusión es terrible; incluso si es solo un partido de tenis. También lloré de dolor cuando, en la final del Abierto de Australia con Wawrinka en 2014, me lesioné la espalda después de ganar el primer set. Perdí, pero completé el partido; porque uno no se retira de una final de Grand Slam".

Talento: "¿Qué es el talento? Cada uno de nosotros tiene su propio talento. Para algunos, todo es fácil; otros saben cómo durar más en la pista".

Jubilación: "Me dedicaré a los niños. Nuestra Fundación ayuda a los niños en riesgo de exclusión social: proporciona alimentación, educación, deporte. Luego tenemos el proyecto 'Más que tenis', veinte escuelas en España para niños con discapacidad. Y trabajamos en la India para enseñar inglés e informática a los niños".

El Rey Juan Carlos: "Puede que se haya equivocado; pero recordemos siempre lo que hizo por España".

Dios: "No sé si creo y no me lo pregunto. Para mí lo importante es portarme bien, ayudar a los necesitados. Creo en la buena gente. Y si Dios existe, será maravilloso. No me imagino la otra vida".

No tirar la raqueta: "De niño me enseñaron que no se hace. Soy yo quien me equivoco; no la raqueta".