1
2
3
4
5
Daniil Medvedev
2
6
6
-
-
Dominic Thiem
6
7
7
-
-

US OPEN

Thiem llama de nuevo a la puerta de un título de Grand Slam

Dominic Thiem jugará su cuarta final de un Grand Slam tras vencer a Daniil Medvedev en tres sets y con una gran demostración pese a sus molestias en el tobillo derecho.

Thiem llama de nuevo a la puerta de un título de Grand Slam
MATTHEW STOCKMAN AFP

Con una demostración de fuerza, calidad y determinación sobrecogedoras, Dominic Thiem abatió en tres sets (6-2, 7-6 (7) y 7-6 (5)) a Daniil Medvedev, el finalista que el año pasado tuvo contra las cuerdas al mismísimo Rafa Nadal en el US Open, y jugará el domingo (22:00, Eurosport) en Nueva York su cuarta final de Grand Slam, la primera en el torneo estadounidense, tras caer dos veces en los partidos por el título de Roland Garros (2018 y 2019) y el Abierto de Australia (2020).

El austriaco, primero que llega tan lejos en este campeonato, jugó parte del duelo con molestias en el tobillo derecho por un resbalón que le hacían incluso cojear en ocasiones y que habrá podrían ser un problema en su enfrentamiento contra Alexander Zverev con el título. "Me cambié de zapatillas y con el vendaje me sentí mejor. Espero no sea sólo la adrenalina y que mañana me duelo, supongo que estará mejor mañana", dijo sobre su percance.

Medvedev no había perdido ni una sola manga en todo el torneo y de una tacada, Thiem le ganó tres, muy disputados, eso sí, en un duelo jugado de poder con una intensidad y una potencia de golpeo impresionantes por parte de los dos. No hubo muchos winners porque en la pista dos había dos frontones disparándose sin descanso y con una precisión exquisita en la mayoría de los casos. Solo fallaban cuando uno obligaba al otro por insistencia con su martillo pilón. No en vano son dos de los tenistas con más victorias desde 2018, estaban empatados en la tercera posición con 117, pero ahora el Thiem es segundo igualado con Tsitsipas con 118, por detrás de las 136 de Djokovic (Nadal es quinto con 116). La clave del encuentro estuvo, probablemente, en el primer set, cuando Medvedev cortocircuitó porque el juez de silla Damien Dumusois, con quien las había tenido tiesas el año pasado en Nueva York durante su partido contra Feliciano López, no le concedió una revisión de un saque por entender que lo había pedido a destiempo. El ruso desvarió, cruzó al otro lado de la cancha, algo que no está permitido y luego la tomó con el supervisor. Perdió el juego, un break para Thiem, y después le costó un mundo volver al partido. Entretanto, se le había escapado el primer set.

Su naturaleza peculiar le permitió encarar los dos siguientes sets como si nada hubiera pasado y ambos tuvo un quiebre de ventaja. Pero enfrente estaba un auténtico animal, que reaccionó en las dos ocasiones, cuando parecía perdido y cojo, y se impuso en dos desempates jugados con maestría. Así alcanzó su cuarta final y va a por el título. Ya se lo merece.

Resultados de la jornada.