TENIS

El presidente de la WTA: "Hasta 2022 no volverá la normalidad"

Steve Simon, presidente de la WTA, dice que en este momento "todo es condicional, semana a semana" y que "hay que buscar fuentes de ingresos para las jugadoras".

El presidente de la WTA: "Hasta 2022 no volverá la normalidad"
WTA

El mundo del tenis sufre, como ocurre en muchos otros ámbitos, las duras consecuencias de la situación suscitada por la pandemia del COVID-19, que mantiene paralizada la competición oficial tanto masculina como femenina. Muchos dudan que los circuitos puedan reanudarse este año después de un rosario de cancelaciones que vivió el martes su último capítulo con la suspensión del torneo ATP de Washington. Y hay quien incluso cree que el tenis no volverá a ser lo que era en mucho tiempo. Es el caso del presidente de la WTA, Steve Simon, que en una entrevista para The National, asegura que "no habrá un retorno a la normalidad hasta 2022".

El dirigente del órgano de gobierno del tenis femenino, que tiene previsto el regreso a la competición oficial en Palermo (Italia) el próximo 3 de agosto, tiene muchas dudas sobre lo que pasará a corto y medio plazo: "No estamos en un período normal. Tenemos que funcionar en un mundo que es imperfecto ahora, pero estamos tratando de encontrar cierta equidad, oportunidades a pesar de una situación que no es ideal. Todavía hay muchos problemas con las cuarentenas, ese será el caso hasta el final del año".

"Deberíamos saber dentro de dos semanas si podemos jugar en China o no este año. Realmente esperamos que sí. Por ahora, no lo sabemos. Diría que la cosa está 50-50", explica Simon, que da su visión sobre cómo ve la situación: "Todo es condicional, semana tras semana, pero estamos tratando de tener la máxima cantidad de competición y usar este año como prueba de aprendizaje". Al presidente de la WTA le preocupan los posibles problemas económicos de las jugadoras por la falta de actividad y de torneos: "Tenemos que encontrar una manera de seguir avanzando mientras mantenemos a todos seguros, porque probablemente no habrá un retorno a la normalidad antes de 2022. Tenemos que encontrar fuentes de ingresos para nuestras jugadoras y nuestros torneos para que sobrevivan. No queremos perder patrocinadores ni difusión".