TENIS

El día que Toni Nadal descubrió a Novak Djokovic: "Rafael, tenemos un problema"

En un relato recogido por la ATP el tío y exentrenador de Toni Nada mostró su asombro cuando vio jugar por primera vez a Djokovic en Wimbledon de 2005 con tan solo 18 años.

Toni Nadal presencia el partido entre Rafa Nadal y Novak Djokovic durante la final del US Open 2011.
Matthew Stockman Getty Images

El torneo de Wimbledon 2005 ya nos dio pistas sobre lo que se acabaría convirtiendo en una de las grandes rivalidades de la historia del tenis: la que enfrenta al español Rafa Nadal y al serbio Novak Djokovic.

La web de la ATP recoge en su página web el relato de cómo fue la primera vez que Toni Nadal vio en directo a Novak Djokovic. El sebrio llegó a Wimbledon de 2005 como uno de los grandes talentos del tenis y 'Tío Toni' fue a verle a la pista 18 durante un partido ante el argentino Juan Mónaco.

"¿Quién es ese chico?" preguntó Toni Nadal, a lo que le respondieron "Tiene 18 años y es el ciento y pico del mundo", ya que Djokovic entró en el torneo en la posición 128 del ranking. "¿Cómo se llama? preguntó Tío Toni a lo que le respondieron "Novak Djokovic".

Tras verle varios puntos Toni Nadal regresó al vestuario donde Rafa Nadal se estaba preparando para su partido ante Vincent Spadea y cuando llegó le dijo a su sobrino. "Rafael, tenemos un problema. He visto a un chaval muy bueno".

Djokovic se impuso a Mónaco en su debut en Wimbledon por 6-3, 7-6 (5) y 6-3 y también dio la sorpresa en segunda ronda cuando logró levantar su partido ante el español Guillermo García-López tras ir cayendo por dos sets y 5-3 en contra en el tercero para llevarse el encuentro por 3-6, 3-6, 7-6 (5), 7-6 (3) y 6-4.

El propio García-López relata así lo ocurrido en aquel partido: "Fue increíble porque lo tenía prácticamente ganado. Con 5-4 y 40-30 en el tercer set hice un gran saque a la 'T' y realicé una derecha de media pista para ganar el punto. Miré al juez de línea, nos llamó y celebré la victoria". Sin embargo, la bola no entró. "El partido continuó. Perdí la concentración en ese juego y nos fuimos al 5-5. Rompí y me puse 6-5 y 40-0 con mi saque. Tuve tres puntos de partido más".

García-López acabó rindiéndose a la figura de Djokovic tras ese partido. "Nunca se rindió y tenía un gran potencial. Sus golpes fueron muy sólidos. Quizás otro jugador no los habría podido devolver. Con ese marcador, recuperarse en ese partido mostró su gen competitivo. Podías ver su potencial pero también que Djokovic creía mucho en sí mismo. Tiene grandes cualidades en agilidad, movilidad y tiro".