CONECTAD@S | TENIS

"No imaginamos una Davis en Madrid con las gradas vacías"

Roberto Bautista, Miguel Díaz (presidente RFET) y el doctor Ángel Ruiz-Cotorro analizan la Liga MAPFRE del verano por España y la vuelta al tenis.

Es difícil imaginar un verano sin tenis, sin tierra batida, sin emociones en la grada o al menos en televisión. Pero el coronavirus, de momento, mantiene parados los circuitos ATP y WTA hasta el 1 de agosto. ¿Qué hacer entonces? Contesta Miguel Díaz, presidente de la Federación Española de Tenis: “Crear la Liga MAPFRE. Con las fronteras cerradas iba a ser difícil que pudiera celebrarse algún torneo ATP, WTA o ITF (Federación Internacional) hasta agosto o septiembre. Los tenistas están acostumbrados a jugar todo el año, así que junto a ellos ideamos esta serie de torneos. El aficionado tiene mono”.

Para desgranar la gira veraniega de la Armada, AS convocó en Conectad@s, al presidente de la RFET, un campeón de Copa Davis como Roberto Bautista y al doctor Ángel Ruiz-Cotorro, director de los servicios médicos de la Federación y de la Clínica MAPFRE.

“La iniciativa es positiva. No es lo mismo entrenar con un objetivo a cinco o seis meses vista que verlo delante en seis o siete semanas. Nos hace prepararnos con más intensidad. La Liga nos servirá para rodarnos de cara a la vuelta al circuito y también para retornar a clubes míticos, que tienen muchas ganas de ver a los tenistas españoles y nosotros de compartir momentos con ellos”, se lanza Bautista, 12º del mundo, que vivió el confinamiento en Borriol (Castellón). Comenzó el año en la ATP Cup en Australia, y después jugó Australia, Róterdam y Dubai. La gira por Estados Unidos ya no pudo comenzar.

"Es positivo tener una meta a la vista y me ilusiona volver a clubes míticos"

Bautista:

Tocaba meterse en casa. Y evitar al ‘bicho’, algo que no consiguió el doctor Ruiz-Cotorro, el ‘ángel’ de la Armada, que contrajo el coronavirus y permaneció 17 días hospitalizado en los que recibió el apoyo de unos jugadores a los que ha tenido que animar en muchas ocasiones. Ahora, todos deben tener cuidado al volver a pisar las pistas. “Cuando llevas dos meses sin competir, la progresión debe ser lenta. He hablado con la mayoría y han ido cumpliendo sus programas. Han adquirido una base. Y lo importante es que pueden programar ya con un objetivo el 10 de julio, hay tiempo para llegar en las mejores condiciones. Pero lento, con calma”, avisa el galeno, que ha creado en la clínica un servicio de asesoramiento gratuito para afectados por COVID. Bautista le sigue: “¡Me han desaparecido hasta los callos de las manos!”.

La primera parada de la Liga MAPFRE será el 10 de julio en el CT Lleida. “Hemos buscado cuatro sedes que se podrían ampliar si el parón sigue. Tenemos la suerte de contar con nueve top-100”, destaca Díaz. Madrid (con el club aún por definir, 17-19 de julio), la Academia Equelite-Ferrero en Villena (Alicante), del 24 al 26, y el RCT Avilés (31 julio-1 de agosto) serán las otras ubicaciones, aunque el orden podría cambiar. Teledeporte lo emitirá en directo. Y la asistencia de público y su cantidad dependerá de lo que determinen las autoridades sanitarias.

Además de Bautista, Pablo Carreño (25º), Albert Ramos (41º), Pablo Andújar (53º), Alejandro Davidovich (97º) o Roberto Carballés (99º) han mostrado su disposición para jugar.

¿Y Rafa Nadal? La pregunta se dirige ahora a Ruiz-Cotorro, su médico personal. “Ojalá, a todos nos haría ilusión. La Liga es una expectativa buena, supone una meta. Pero será su equipo el que decida. Es una gran oportunidad para que varias ciudades puedan ver a sus tenistas en una época en la que era imposible. Es un gran aliciente para el tenis, los clubes y el deporte español”, contesta.

"Hay cuatro sedes confirmadas y también una liga femenina"

Miguel Díaz:

La Liga MAPFRE, que tendrá un ganador final por puntos, mezclará dos formatos. Por un lado, un cuadro normal dividido en cuartos, semifinales y final. Y por otro, una competición por equipos con individuales y dobles. “Todo acompañado de actividades para socios de los clubes y jugadores de la región. La Liga será una fiesta este verano”, añade el presidente.

“Hace muchos años que no juego en esos clubes. Como mis compañeros, he recorrido muchos kilómetros por España hasta escalar a este nivel. Me hace mucha ilusión volver a esos lugares. A Lleida, donde jugué el Nacional cadete. O Avilés, donde gané un torneo júnior. Tengo grandes recuerdos y conservo amistades de socios y directivos. Lo pasaremos bien”, relata con ilusión Bautista.

El pique entre compañeros y amigos está, pues, asegurado. “Somos muy competitivos, y a nadie le gusta perder. Hay tiempo para llegar en forma y seguro que daremos el máximo. Me voy a tomar estos torneos como una continuación del entrenamiento”, advierte Bautista.

También echará a andar una Liga femenina, con cuatro torneos. El RACE de Madrid y el Club de Tenis Els Gorsch (Las Franquesas del Vallés, Barcelona) ya están confirmados. “Los cuadros serán de 24, para ayudar a más jugadoras, y los premios, importantes”, informa el presidente. La Federación, que se embolsó un millón de euros con el título de Davis en 2019, ha destinado 600.000 para montar los torneos y ayudar a los modestos. “Los que están entre el 80 y el 500 del mundo también tendrán 12 pruebas del circuito IBP con fijos y premios importantes. Seis masculinas y seis femeninas. Necesitan seguir en competición y hay muchos tenistas en esa escala, jóvenes que quieren ser profesionales. Habrá bolsas directas una vez que la ATP y la WTA hagan públicas las suyas”, sigue Díaz refiriéndose al fondo que van a activar los dos circuitos.

“Sobre ese fondo, a mí no me han preguntado. La decisión la ha tomado el Consejo de Jugadores. Pero cualquier ayuda destinada a los que van a ser nuestro relevo es positiva. Hay gente que no puede pagar sus entrenamientos”, refiere el número 12 del mundo.

La Liga se jugará sobre tierra. “Es lo mejor para prevenir lesiones”, asiente Cotorro. “Volver a sentir presión es fabuloso. Y para eso lo mejor es la tierra, el estrés de los puntos largos... Ideal para coger ritmo”, secunda Bautista, que no es optimista respecto al circuito ATP: “Lo veo muy complicado. Hay casi 100.000 fallecidos en Estados Unidos y la vuelta está programada en la gira por allí en agosto. Si jugamos, será algo excepcional, con todo bajo control”.

"Si hay vacuna tendrán que ponérsela, pero no lo veo a corto plazo"

Ruiz-Cotorro:

“Ojalá hubiese la posibilidad de vacunarse porque podríamos estar tranquilos, pero no creo que llegue a corto plazo. Debemos acostumbrarnos a vivir durante un tiempo con el virus. Cuando exista vacuna, los que no hayan sido infectados tendrán que ponérsela. Si alguno no quiere (Djokovic expresó sus dudas), ya es un tema personal”, apunta el doctor.

También peligra la defensa de la Davis en Madrid (23-29 noviembre), en la que fue fundamental Bautista, que se reenganchó tras fallecer su padre en plena competición. “Es el campeonato del mundo por naciones, y después de la experiencia tan bonita, jugar sin público no sería igual”, se lamenta.El público ayudó muchísimo para ganar el título, y yo no veo una Davis con las gradas vacías”, imagina Díaz. “Es la competición con más margen, pero para que hubiese aficionados tendría que mejorar la pandemia de forma muy notable. Los dos o tres próximos meses van a ser fundamentales para definir lo que será el deporte este año. Tengo una cierta esperanza. Seamos sensatos para mejorar cada vez más”, se suma Ruiz-Cotorro. De momento, lo más inmediato es la Liga MAPFRE. Un rayito de luz.