TENIS

Davidovich: "Mi objetivo este año era entrar en el top-50"

Alejandro Davidovich fue el invitado del Confinad@s de este viernes. El español, de 20 años, contó su situación durante la pandemia y habló también del futuro.

Davidovich: "Mi objetivo este año era entrar en el top-50"

Desde Fuengirola, donde vive solo en un apartamento cerquita de la playa, Alejandro Davidovich Fokina (Rincón de la Victoria, 20 años) participó este viernes en una nueva edición de Confinados, una charla en directo por Instagram en la que habló sobre su confinamiento, sus gustos, su futuro y el del tenis, con la simpatía que le caracteriza.

“Intenté mantener la mente ocupada. Hice de jardinero, cuidé más de los gatos, limpié la casa a fondo… cuando la vea el casero no va a saber que es suya”, cuenta con gracia el campeón júnior de Wimbledon y Premio Promesa AS en 2017, que el pasado mes de enero ganó en Australia su primer encuentro de Grand Slam. “Juego mucho al FIFA con mis amigos. Reventé un mando del cabreo por perder un partido. Realizo ejercicio de mañana y leo bastante, algo que antes no hacía”, confiesa el malagueño, que está ansioso por “coger la raqueta”. “Llevo dos meses sin ella. Voy con mi entrenador a la playa y hago sombra, pero no juego. Parece que el lunes podremos, pero habrá que ver. Nuestro club está en un hotel y quizá tengamos que buscar otro sitio”.

Ver esta publicación en Instagram

Nueva edición con tenista malagueño de 20 años, campeón junior de Wimbledon y Premio Promesa AS en 2017

Una publicación compartida de Diario AS (@diarioas) el

La idea de Alex es poder competir en España y en ese sentido desveló una iniciativa que traman los jugadores españoles: “Tenemos un grupo los del top-100 e intentamos organizar un par de torneos con la Federación que vamos a llamar Artichoke Tour para mantenernos en ritmo y jugar por aquí, ya que no podemos viajar fuera del país. Tendrá un formato divertido, por equipos, para matar el tiempo, porque no creo que vuelva el circuito internacional hasta el año que viene”. Aun así, deja abierta una puerta a la esperanza: “A lo mejor llega pronto la vacuna y se puede jugar, pero en un deporte tan global la situación tendría que estar normalizada en todos los países”. Con respecto a la vacunación, Davidovich opina: “Si superas el test y has pasado el COVID o no lo tienes, no creo que uno tenga que vacunarse”.

Entre los mejores recuerdos de su aún corta carrera está el partido que le ganó a Gael Monfils hace un año en Estoril (“Fue increíble”, dice), y le haría especial ilusión “vencer a Federer”. Su objetivo este año era “entrar en el top-50” y a largo plazo, “entre los diez primeros”. Mientras, cocina “croquetas que salen ricas”, está deseando ver a su madre y, como bastante gente en el aislamiento, tiene “muchas pesadillas”. También un gran sueño: “Ser campeón pro en Wimbledon”.

Otros temas

Anécdota de la cuarentena: “Estaba jugando al parchís con mi novia y dos amigos y perdí; borré la aplicación y me salí del grupo (risas)”.

Objetivo físico: “Mi reto es mantener el peso. Sé que al entrenar volveré a mi peso, pero no quiero subir mucho y estoy intentado mantenerme”.

Relación con la familia a distancia: “Me gustaría sobre todo ver a mi madre. Eso es lo primero que quiero hacer. Después ver a mi familia y amigos. Antes de coger una raqueta, quiero verlos. Con mi madre sí que es cierto que hablo mucho a distancia. Con tanto viaje es difícil y con ella tengo buena relación y hemos estado muy en contacto”.

Como imagina el futuro: “No vamos a estar este año como antes. Será algo que nunca hemos vivido. Todo se abrirá un poco, pero va a ser complicado”.

Open de Australia 2020: “Fui el año anterior y perdí, pero después me clasifiqué para el cuadro principal. Sabía que era un rival muy agresivo y rápido, me había ganado el año pasado, pero a lo largo del partido me iba soltando. Al final acabé mejor físicamente y eso fue la clave. Jugar a cinco sets es difícil al principio, pero ahí fue la clave”.

Normas NextGen Finals: “Es duro cambiar de sets y ventajas, pero por ejemplo el ojo de halcón sí que me gustó. El árbitro puede fallar y la máquina no. Además, creo que el coaching no perjudica a nadie. De lo peor es que no haya recogepelotas, porque no te da tiempo a recuperar y descansar si tienes que ir por la bola”.

Wimbledon 2017: “El día de la final fue todo muy rápido, cuando abrí los ojos estaba en la cena de campeones. Fue algo muy emocionante y que disfruté mucho”.

Puntos ATP: “Lo justo creo que es empezar en enero de nuevo, que se descongele, porque ahora es muy complicado ya que en el tenis siempre defiendes y de esta manera no es posible”.

Su mejor partido: “La victoria ante Monfils. A él siempre le he tenido muy arriba y ganar ese partido fue increíble. Fui muy ilusionado y cuando estaba peloteando estaba sonriendo porque no me creía estar jugando contra él. Pero una vez que empezó el partido cambié el chip y me puse a tope. Monfils es alguien muy eléctrico, lo que hace él con su flexibilidad y rapidez no lo hace nadie en el circuito”.

Kyrgios: "La lía en la pista, pero es buena persona. Si está metido en el juego, tiene un gran nivel”.

Referente: “Djokovic, creo que ha hecho grandes cosas, también por la competencia con Nadal y Federer, aunque creo que jugando me parezco más a Nalbandián".

Lo más duro de ser tenista: “No tener una vida como la del resto. Es contradictorio, porque me gusta lo que hago y se me hace ameno, pero extrañas a la familia y amigos, a los que casi no veo. Lo peor para mí es no poder estar en casa todo lo que quieres”.

Su peor golpe durante los partidos: “Creo que tengo un saque bueno, pero en los partidos me pongo nervioso y no lo saco igual que en el entrenamiento”.