TENIS

La gesta de Nalbandian contra Nadal, Djokovic y Federer en Madrid

El argentino eliminó en 2007 a los tres miembros del Big Three para anotarse el primer título de Masters de su carrera deportiva.

La gesta de Nalbandian contra Nadal, Djokovic y Federer en Madrid

El año 2007 no fue una temporada cualquiera para David Nalbandian. En el mes de octubre de dicho curso, el argentino entró en la historia del tenis (probablemente sin saberlo) con tres triunfos legendarios, ya que en aquel momento era difícil imaginar el palmarés estratosférico que alcanzarían sus rivales en posteriores años: Roger Federer, Rafa Nadal y Novak Djokovic.

Lo que se conoce como Big Three por su contundente dominio a lo largo de más de una década cayó a manos del tenista de Unquillo en el Masters de Madrid, siendo Nalbandian el primer tenista que consiguió doblegar a Rafa, Roger y Novak en un mismo torneo y de forma consecutiva. La proeza supuso una doble alegría, ya que el argentino conquistó el primer Masters 1.000 de su palmarés en la capital española.

Ver esta publicación en Instagram

Madrid 2007: @nalbandiand makes history on the ATP Tour 😯 #MMOPEN

Una publicación compartida de ATP Tour (@atptour) el

Antes de afrontar semejante desafío, David ya había eliminado a tres jugadores de gran potencial para plantarse en cuartos de final con tremenda confianza: Arnaud Clement, Tomas Berdych y Juan Martin del Potro. Tras ellos vino Rafa, con quien Nalbandian dio un recital de 6-1 y 6-2 en tan sólo 71 minutos de juego. Después llegó Nole en semifinales, lo que supuso el primer y único triunfo del argentino sobre el serbio en sus duelos particulares (1-4 en el global).

La fiesta en Madrid se redondeó con un triunfo trabajado y sufrido ante el Expreso Suizo, con quien Nalbandian venía de caer en los cinco anteriores enfrentamientos. No le pesó anímicamente al argentino ya que su confianza estaba por las nubes: 1-6, 6-3, 6-3 y título con remontada incluida. "Supongo que cuando vences a Nadal y Djokovic consecutivamente llegas a la final sintiéndote mejor que nunca. Fue una pena no poder detenerlo hoy", dijo un resignado Federer al término del partido. El mundo del tenis se rindió a la gesta de Nalbandian.