TENIS

Coco Gauff: "No es justo que me comparen con Venus y Serena Williams"

En una carta abierta en Behind The Racquet, la joven tenista estadounidense reveló sus duros inicios en el tenis y alabó a las hermanas Williams, sus referentes.

Cori 'Coco' Gauff celebra su victoria ante Naomi Osaka en el Open de Australia 2020.
HANNAH MCKAY REUTERS

Coco Gauff ha sido una de las grandes irrupciones en el circuito WTA en el último año. A sus 16 años recién cumplidos la joven tenista estadounidense ha asombrado al mundo del tenis con su desparpajo. Sin embargo, pocos conocían que detrás de este inicio fulgurante hubo una dura lucha interna que Coco Gauff tuvo que afrontar pese a su edad.

En una carta abierta publicada en Behind The Racquet Gauff analizó como compagina su carrera como tenista con su etapa en la adolescencia gracias a la ayuda de sus padres, que le han apoyado durante su trayectoria en el circuito WTA y que le han acompañado en los grandes torneos del calendario. "Siempre me he preguntado cuánto mejor o peor sería mi vida sin el tenis. Con todo lo que este deporte me ha dado no puedo imaginarme mi vida mejor sin él. A veces me siento más ocupada en comparación con otros. La mayoría de mis amigos van al instituto. Siento que ellos parecen felices haceiendo vida normal. Por un momento pensé que quería eso pero cuando me di cuenta de que, al igual que en las redes sociales, no todo el mundo es tan feliz como muestra en sus publicaciones. Tardé un año en asumir esa idea. De nuevo, mis resultados todavía eran buenos, aunque esto no tenga nada que ver con el tenis. No era feliz jugando de cualquier forma. Mis padres han hecho un gran trabajo asegurándome de que haga cosas propias de la adolescencia. Fui capaz de volver a casa el año pasado y estaba pensando en ir a la graduación hasta el coronavirus. Intento ver a mis amigos tanto como puedo. Mi padre y mi madre trabajan por lo que paso mucho tiempo sola en casa. Es difícil ir a la escuela solo mientras no puedes socializar con otros estudiantes. Aunque extrañe algunas cosas, creo que este estilo de vida es perfecto para mí y no para todo el mundo. Viajar no es fácil. Tengo dos hermanos pequeños y estamos muy unidos. Cada vez que les dejo les echo de menos. Me perdí el cumpleaños de uno de mis hermanos porque coincidía con Roland Garros. Pese a esto, soy muy afortunada de tenerles porque no son celosos. No les importa que reciba más atención, lo entienden y siempre me apoyan en lo que hago"

Sin embargo, la corta carrera en el tenis de Gauff también ha tenido momentos muy delicados, ya que la tenista reveló que hubo un periodo de tiempo en el que no disfrutaba jugando al tenis que logró superar para volver a recuperar la ilusión. "A lo largo de mi vida, siempre he sido la mas joven en hacer las cosas, lo que me da unas expectativas que no quiero. A eso hay que sumar la presión que necesitaba para hacerlo bien rápido. Una vez que dejé eso atrás, entonces fue cuando empezaron a llegar los resultados que quería. Antes de Wimbledon en 2017 y 2018 estaba luchando por ver si era esto lo que quería realmente. Siempre tenía los resultados pero ese no era el problema. Me encontré con que no disfrutaba con lo que amaba. Fue el año más duro para mí de largo. Aunque los tuviera, sentía como si no tuviera amigos. Cuando estás en esos momentos difíciles no sueles ver el lado bueno de las cosas y eso es lo más duro. No creí que tuviera que ver con el tenis sino que era hacer malabares con todo. Sabía que quería jugar al tenis pero no sabía cómo quería hacerlo. Llegué a pensar la posibilidad de tomarme un año de descanso para centrarme en mi vida. Elegir no hacerlo fue la elección correcta pero estuve muy cerca de no ir en esa dirección. Estaba perdida. Estaba confusa y pensando demasiado qeu esto era lo que quería yo o lo que querían otros. Durante muchos momentos me santaba, pensaba y lloraba. Salí de ello más fuerte y conociéndome mejor que nunca. Todos los que me preguntan por qué estoy tan relajada en la pista es porque he aceptado quién soy después de superar los puntos más bajos de mi vida. Ahora, cuando estoy en la pista, estoy muy agradecida de haber salido de ello".

Gauff agradece el haberse convertido en un ejemplo para otras jóvenes jugadoras aunque también asegura que no le gusta que se le compare con Venus y Serena Williams, ya que para ella son sus referentes y las jugadoras que le motivaron para jugar al tenis gracias a sus logros conseguidos en el circuito. "Personalmente me gusta jugar para la gente más que para mí. Se me acercan niñas de todas las razas, pero principalmente afroamericanas que me dicen que han cogido una raqueta por primera vez gracias a mí. Es increíble para mí porque así empecé en el deporte. Recuerdo que un mes antes de Wimbledon fui al club a entrenar y vi a muchos chicos entrenando. Un mes después regresé u la mayoría eran chicas que habían empezado a entrenar por mí. Nunca imaginé que un torneo pudiera tener un fecto así. Para mí, uno de mis principales objetivos es seguir rompiendo barreras. Al mismo tiempo, no me gusta que me comparen con Serena o Venus Williams. Lo primero, aún no estoy a su nivel. Siento que no es justo comparar a las hermanas Williams con alguien que está empezando. No me sienta bien, todavía las veo como unas referentes. Pese a todos los elogios, no deberían ponerme en el mismo grupo. Por supuesto que espero llegar a donde han llegado ellas pero son las dos mujeres que me marcan el camino, por lo que nunca podré ser como ellas. Siento que no podría tener la oportunidad de llegar a su nivel si no fuera por ellas. Nunca habría pensado en jugar al tenis si ellas no hubieran sido parte de ellas cuando había muy pocas afroamericanas en el tenis. Por todo lo que han hecho no deberían compararme con ellas".

Por último Gauff quiso manifestar que ahora disfruta más a la hora de entrenar y jugar los partidos y agradeció a su círculo más cercano la ayuda que recibió en los momentos más difíciles. "Me he acostumbrado a la idea de que la gente me ve como un modelo a seguir. Eso me añade más presión desde que sé que la gente mira todos mis movimientos. La mayor oarte de las veces es fácil porque siempre soy yo misma, no pretendo ser alguien con la que la gente esté de acuerdo. No siento como su tuviera que encender un interruptor. Al principio pensé que tenía que ser perfecta pero hice una búsqueda espiritual y lo dejé a trás. Desde que lo hice, he disfrutado mucho más entrenando y jugando partidos. Era 2018 cuando recuerdo que me despertaba y no quería entrenar. Fui una afortunada al ser capaz de darme cuenta pronto. y parara lo que podría haber sido una sequía mayor. Tengo un buen círculo de amigos y familia que siempre están muy cerca. Nunca será la niña que incrementa su número de amigos. Eso me ha ayudado a saber quién te quiere realmente o quien se mueve contigo por otras razones. Soy muy cuidadosa con quién está cerca de mí. Es la gente que me ha ayudado en los momentos difíciles. Me llevó un tiempo estar cómoda tras expresarles mis verdaderas emociones pero una vez que lo aprendí lo hizo más fácil".