TENIS

Sharapova: la rusa solitaria, con alma americana que defendió el derecho a gritar de Nadal

Maria Sharapova (Niagán, 32 años) deja el tenis tras una exitosa carrera en la que no se distinguió por hacer muchos amigos. Siempre confesó su admiración por Nadal.

Sharapova: la rusa solitaria, con alma americana que defendió el derecho a gritar de Nadal
Al Bello Getty Images

María Sharapova (pronúnciese Sharápova) anunció este miércoles su retirada tras una exitosa carrera que comenzó en 2001 como niña prodigio y ha acabado en 2020 con más pena que gloria. Tenista de pocos amigos, siempre fue una 'loba esteparia' en el circuito. De hecho, en su adiós no ha recibido precisamente un aluvión inmediato de mensajes de apoyo por parte de sus compañeras en las redes sociales, más allá de las palabras de la checa Petra Kvitova quien, en un post acompañado con una foto de la final de Wimbledon que le ganó en 2011, escribió lo siguiente: "Fue un placer compartir la cancha contigo. Siempre tuvimos grandes batallas cuando jugamos y tengo mucho respeto por tu arduo trabajo y la forma en que siempre luchas por todo. Has logrado mucho en tu vida hasta ahora y sé que esto es solo el comienzo".

Maria, acostumbraba a moverse con sigilo y medio de incógnito por los torneos, lejos del brillo y el glamour de sus apariciones públicas en otros ámbitos no relacionados completamente con el cine, como la moda. Hace tres años, en el Mutua Madrid Open, se enrolló como un ovillo en un sofá de la sala de jugadores en pleno día de medios de la ATP. Tapada con unas toallas, dormía mientras los jugadores hablaban con la prensa. La rusa trataba de resurgir tras su sanción por dopaje, un incidente que le hizo mucho daño y que ha sido el detonante de su prematura retirada, porque la inactividad (estuvo parada un año y tres meses Australia 2016 y Stuttgart 2017), provocó que en el sobreesfuerzo de su regreso derivara en lesiones de todo tipo, que han precipitado su final. Tras su regreso, le llovieron los reproches cuando no paró de recibir invitaciones de torneos y Grand Slams. No fue el caso de Roland Garros, que no le dio una wild card en 2017 por su vinculación con el dopaje. Eugenie Bouchard fue de las más agresivas contra ella y encima le ganó en el Madrid Open ese mismo año.

Rusa de nacimiento se hizo hija adoptiva de los Estados Unidos. Reside en Florida y le encanta Nueva York, aunque sólo ganó una vez el US Open (2006). En tierras americanas triunfó mucho, otras 12 veces, cinco en Miami, cerca de su casa. Pero nunca ha renegado de sus raíces y conserva su nacionalidad "por la familia" y "la riqueza cultural" de su país. Es la tercera jugadora con más ganancias ha cosechado en la historia del tenis femenino (38.703.609 dólares, 35.570.551,85 euros). Parte de ese montante, y de todo lo que ha ganado por contratos de publicidad, revistas, televisión... lo dedica a obras de caridad a través de su fundación; ya tiene su propia autobiografía (My Life So Far, Mi vida hasta ahora, de septiembre de 2017) y una polémica línea de gominolas: Sugarpova. A Maria le criticaron por fomentar entres sus miles de seguidores el consumo de alimentos poco saludables.

Su historia con Nadal

Poco dada a los elogios, nunca escondió su admiración por Rafa Nadal, con quien se llegó a entrenar en alguna ocasión (Roma 2018, entre otras). "Nadal da la cara, no importan las lesiones ni la edad"; "Es un ejemplo de la pasión con la que debes afrontar los retos"; "Me mostró su apoyo, le tengo un enorme respeto". Son algunas de las frases de la jugadora sobre el balear, toda una inspiración para ella en su vuelta y a quien defendió de manera encendida cuando fue criticado por gritar en la pista tras ganar en US Open hace tres años. "Todo el mundo no para de hablar del ruido que hace María Sharapova, pero Rafa Nadal, aunque también es un gran jugador, es igual de molesto con sus gritos", escribió un aficionado, a quien contestó: ¿Este chico acaba de ganar su 16º Grand Slam y este es tu tuit preferido?

Otro top del circuito ATP, Novak Djokovic, le dedicó este mismo miércoles unas palabras para Sharapova después de ganar a Kohlschreiber en la segunda ronda de Dubai: "Quiero que le den un gran aplauso a Maria por su gran carrera. Fue capaz de superar todos los obstaculos, especialmente en los últimos cinco o seis años por las lesiones y las operaciones, para volver a jugar y jugar a su nivel desead. Fue una inspiración verla con esa mentalidad de campeona, siento que tenga que poner final a una carrera que ha sido fabulosa y de la que puede estar orgullosa". Y Garbiñe Muguruza, en Doha, también habló de la protagonista del día, con cierta frialdad: "Era una dura competidora. Jugamos muchas vecesy tiene un mejor récord contra mí. Fue una de las estrellas del tenis. Y es ley de vida, es el momento para ella, debe sentir que, bueno, su vida va a dar un paso más en otra dirección. Creo que es normal. Seguro que tiene muchos trofeos en su casa, así que sí, va a hacer algo diferente".