TENIS

Clijsters, Serena, Azarenka y las madres del circuito WTA

El regreso de la tenista belga siete años después pone de nuevo de relieve la capacidad de las jugadoras que compatibilizan su faceta como madres y como tenistas profesionales.

Kim Clijsters posa con su hija Jada tras proclamarse campeona del US Open 2010.
EDUARDO MUNOZ REUTERS

La noticia del regreso de Kim Clijsters al circuito WTA tras siete años de ausencia para dedicarse por completo al cuidado de sus hijos ha vuelto a poner de relieve el gran esfuerzo que han hecho muchas jugadoras del circuito para compatibilizar su labor como madres y a la vez seguir brillando como tenistas profesionales.

Clijsters volvió a disputar torneos como profesional después del nacimiento de su pequeña Jada Elly Lynch-Clijsters en 2008, logrando entonces los mayores éxitos de su carrera como muestran los títulos del US Open 2009 y 2010 y el Abierto de Australia de 2011 antes de retirarse en 2012 para dedicarse por completo a sus pequeños.

Otro de los casos más sonados de maternidad en el circuito ha sido el de Serena Williams, que cuando ganó el Open de Australia 2017 ya estaba embarazada de su pequeña Alexis Olympia, a quien dio a luz en septiembre de ese año. Pese a que tardó en recuperar su mejor nivel (confesó que tuvo graves problemas durante el parto), Serena se ha vuelto a asentar en la élite del tenis femenino tal y como demuestran las finales de Wimbledon y US Open alcanzadas en 2018 y 2019, aunque aún se le resiste el igualar los 24 grandes de Margaret Court (Serena tiene 23).

También sigue en su camino de volver a la élite del tenis Victoria Azarenka. La tenista bielorrusa fue madre del pequeño Leo a finales de 2016 y regresó a la competición en el Mallorca Open de 2017. Sin embargo, problemas con la custodia del pequeño le obligaron a renunciar a numerosos torneos como el US Open de 2017 o el Open de Australia de 2018 e incluso provocó el llanto de la tenista en plena rueda de prensa en Australia este año. Superado este bache 'Vika' Azarenka poco a poco ha ido brillando en torneos y ha llegado a una final de Grand Slam en el US Open en la modalidad de dobles formando pareja con la australiana Ashleigh Barty.

Otro ejemplo de cómo compatibilizar maternidad y tenis al más alto nivel es la española María José Martínez, que sigue destacando en el circuito de dobles de la WTA. Martínez fue mamá de la pequeña Andrea en 2014 y desde entonces su hija ha sido una fan más apoyando a su madre mientras ganaba títulos o brillaba en los Grand Slam además de defender la camiseta de España en las eliminatorias de Copa Federación.