Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

MUTUA MADRID OPEN

Feliciano: “Los tenistas somos egoístas, no admitimos un no”

Feliciano: “Los tenistas somos egoístas, no admitimos un no”

PEPE ANDRES

DIARIO AS

Feliciano López (37 años y aún en activo) releva como director a Manolo Santana en una edición potente. “Reunir al big-three (Nadal, Djokovic y Federer) se da en contadas ocasiones”.

“No soy mandón. Como dice mi abuelo, yo ver, oír y callar”, bromea Feliciano López (37 años) sobre su papel en el Mutua Madrid Open. Pero es sólo una broma, porque se estrena como director del torneo que arranca este sábado con el cuadro WTA y el domingo con el ATP reemplazando (aunque sea imposible) a Manolo Santana, que pasa a ser presidente de honor. “Los marrones, ahora para él”, advierte con sorna el madrileño.

Su debut en el despacho (en 2018 era adjunto, pero aún jugó y cayó en segunda ronda) coincide con un cartel de lujo. “Reunir al big-three una misma semana se da en contadas ocasiones. Este año, en Masters 1.000 sólo han coincidido en Indian Wells y dudo mucho de que lo vuelvan a hacer. Vamos a tener a los tres mejores de la historia. Cuando se retiren, sentiremos un vacío porque son estilos y personalidades diferentes que se han juntado en el mismo periodo”, dice el toledano afincado en Madrid de Rafa Nadal, Novak Djokovic y Roger Federer. Este último vuelve a la tierra en la Caja Mágica tras dos campañas sin pisarla. El cuadro WTA es “un torneazo”, pese a la baja de Serena Williams.

Pero Feliciano vive una semana extraña. No se ha retirado (es 105º y llegó a ser 12º en 2015) y cuando se quite el traje el domingo 12 tendrá por delante Ginebra y Roland Garros. “Estoy entrenando a ratos, cuando puedo. Cuando comiencen los partidos, sentiré ganas de saltar a la pista. Me siento todavía competitivo y a los deportistas nos pica el orgullo”, advierte.

Campeón de seis torneos ATP, Feliciano ha jugado las 17 ediciones anteriores del Mutua. “Manolo (Santana) me dio una invitación con 19 años y aquí estuve a punto de ganar a Agassi, lo que me descubrió que podía competir con los mejores”, cuenta. Ahora, tiene que lidiar con ellos. “Los tenistas somos egoístas, a veces no admitimos un no. Ahora sé que hay 50 personas trabajando todo el año para que cuando lleguemos esté todo perfecto, algo de lo que no eres consciente cuando te pasas el año dando raquetazos por el mundo”, dice Feliciano, que vivirá el momento difícil de decir adiós a su colega de quinta David Ferrer. “Si nos dicen que, cuando nos medimos por primera vez con 11 años, él se retiraría en un torneo conmigo de director, no lo hubiéramos creído. Es un gran guión”.