Euroliga
Alba Berlin ALB

-

Olympiacos OLY

-

Zalgiris ZAL

-

Estrella Roja RED

-

OPEN DE AUSTRALIA

Osaka ya domina: bicampeona e histórica número uno del mundo

Naomi Osaka ha vencido a Petra Kvitova en la final femenina del Abierto de Australia. Logra su segundo título de Grand Slam y se convierte en la primera asiática líder del ranking.

A principios del año pasado era la 72ª del ranking femenino y un año después ha ganado dos Grand Slams y se ha convertido en la primera japonesa y asiática en general que es número del mundo en la historia del tenis. Se llama Naomi Osaka y este sábado ha ganado en la final del Abierto de Australia a Petra Kvitova para levantar su segundo gran título de manera consecutiva. En septiembre del año pasado ganó el US Open ante la mismísima Serena Williams y ahora ha batido a otra gran rival, la checa que llegó a ser segunda de la WTA y campeona en Wimbledon 2011 y 2014, además de poseer otros 24 trofeos y seis Copas Federación. El resultado: 7-6 (2), 5-7 y 6-3 en dos horas y 27 minutos.

Osaka pudo disfrutar esta vez a gusto de su éxito, del trofeo que le entregó la china Li Na (ganadora en 2914), al contrario de lo que le ocurrió cuando en Nueva York Serena montó un buen número al llamar mentiroso y machista al juez de silla, Carlos Ramos, por señalarle una falta de coaching (supuestamente recibió instrucciones de su entrenador). Con un juego muy maduro pese a su edad (21 años), se sobrepuso al chasco de ver cómo Kvitova (28) salvaba tres puntos de partido en el segundo set y remató la faena en el tercero.

Casi inmutable, Osaka se ancló al fondo de la pista y fue una roca que resistió los empellones de su rival y supo encontrar sus debilidades con precisión y potencia. Para Kvitova, resucitada tras la agresión de un ladrón que le destrozó la mano izquierda (es zurda), ya fue imposible obrar una segunda remontada cuando la nipona le colocó un 4-2 en el marcador. Levanto un cuarto match point, pero con el quinto no pudo. Y eso que nunca había perdido en el partido por el título de un major. En definitiva, las dos brindaron un gran final, la segunda consecutiva del torneo en la que estaba en juego el trono del tenis femenino al que se ha subido la emperadora Osaka, icono en Japón y ahora en todo el mundo.