Competición
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
Bundesliga
Liga Portuguesa

OPEN DE AUSTRALIA

Tiafoe vivió 11 años en el club de tenis donde trabajó su padre

Frances Tiafoe, de adolescente.

Picasa

Frances Tiafoe, hijo de emigrantes de Sierra Leona que huyeron de la guerra, aprendió a jugar con su hermano en el centro donde su padre fue albañil y luego guarda.

La de Frances Tiafoe (Hyattsville, Maryland, 21 años) es una de esas historias que perfectamente podrían acabar convirtiéndose en una película de Hollywood. Sus padres, Constant Tiafoe y Alphina Kamara, emigraron a Estados Unidos desde Sierra Leona. Él lo hizo en 1993 y ella le siguió en 1996 huyendo de la guerra civil de su país. Una vez en Maryland, Constant entró a trabajar como albañil temporero en la construcción del Junior Tennis Champions Center de College Park. Cuando las instalaciones fueron terminadas fue contratado como guarda y se instaló allí con sus hijos cinco días a la semana durante 11 años. También vivían con su madre cuando no tenía turno de noche como enfermera.

Aprovechando su estancia en el club, Frances y su hermano gemelo, Franklin, se dedicaron a jugar al tenis con regularidad desde los cuatro años y en 2003 empezaron a entrenarse de manera más seria sin pagar las tarifas habituales. Misha Kouznetsov fue el primer entrenador de Frances (ahora le adiestra Robby Ginepri) y estuvo nueve años con él hasta que este se trasladó al centro nacional de preparación de la Federación estadounidense (USTA) en Boca Ratón (Florida).

"Mi objetivo en la vida era darlo todo por mi familia, para ponerles en una gran situación. Ahora lucho también por mí", dice el verdugo de Tiafoe y próximo rival de Nadal. "El pasado mes de marzo compré una casa para mi madre en Maryland. Mi padre vive en un apartamento en Orlando", continúa, antes de insistir en que el bienestar de su gente estaba por encima de todo: "Tenía claro que no iba a ir a la universidad, quería hacer lo que hago". Tiafoe está orgulloso de sus orígenes sierraleoneses: "Publiqué esta mañana una foto de mi hermano y yo cuando fuimos allí con siete u ocho años, y mi madre no para de recibir mensajes de allí".

Al margen del tema familiar, que le ha marcado mucho, Tiafoe no esconde su admiración por LeBron James y le gusta celebrar sus victorias imitando la rutina de la estrella de la NBA. El jugador de los Lakers lo sabe. "La ESPN puso un vídeo de los dos haciendo esa celebración con un cartel que decía ¿Quién lo hace mejor? Y en Instagram, LeBron le pintó una corona y dos emojis de músculos. Pensé, claramente sabe quién soy. Es una locura. Es un héroe. Me encanta el baloncesto, pero lo que hace fuera de las canchas, su solidaridad, es aún mejor".