Vingegaard

OPINIÓN

Lo de Pogacar no es una crisis, pero...

Con lo sólido que parecía, verle descolgarse de un rival sí que da algo de esperanza a sus rivales. Porque si el maillot amarillo no siguió ahí a Vingegaard es porque no podía.

Santiago Blanco