La magia del Tenis

Pasión por los cuatro costados

Autor: Carlos Coll Martínez
POR
Carlos Coll Martínez Twitter

LA MAGIA DEL TENIS

¿Para qué añadimos cintas de plomo a una raqueta de tenis?

Descubre y aprende en qué lugares podemos colocar plomo en nuestra raqueta de tenis y de qué manera va a influir en nuestra experiencia en pista.

Raqueta plomada
Tennis Warehouse

A menudo, cuando vamos a comprar una raqueta de competición, tenemos la falsa creencia de que estamos comprando la misma raqueta que utilizan los jugadores profesionales. El modelo puede ser el mismo, pero, después, cada jugador personaliza su raqueta y la adapta a sus necesidades para optimizar su rendimiento.

La personalización de nuestra herramienta de tenis pasa por plomarla mediante una cinta de plomo que podemos añadir en lugares estratégicos, dependiendo de cómo queramos distribuir el peso de nuestra raqueta. A continuación, vamos a ver las diferentes posibilidades que tenemos y de qué manera va a influir en nuestro tenis.

En el mango

Cuando añadimos plomo al mango de la raqueta, puede ser por varios motivos:

  • Queremos aumentar la masa de la raqueta, hemos añadido peso en la cabeza, pero queremos conservar el mismo balance.
  • Queremos orientar el peso de la raqueta hacia el mango. De esta manera, la raqueta va a despedir menos, pero vamos a ganar en control y estabilidad.

A las 12

Si entendemos la cabeza de la raqueta como un reloj y colocamos plomo a las doce en punto, lo que buscamos es un balance orientado hacia la cabeza. La repercusión que tiene plomar esta zona es un aumento de la potencia de nuestros golpes, pero sacrificando control.

A las 2 y a las 10

Cuando colocamos cintas de plomo en esta ubicación, estamos moviendo el punto dulce de nuestra raqueta hacia arriba. Esto viene bien cuando no golpeamos la bola justo con el centro del cordaje, sino en zonas más alejadas del cuello de la raqueta. De esta manera, también estamos añadiendo potencia a nuestros golpes, pero de una forma más moderada que en el caso anterior.

A las 3 y a las 9

Normalmente, cuando nunca hemos plomado una raqueta, lo normal es empezar por aquí. La distribución del peso no se modifica de una manera tan exagerada, pero añadimos solidez a los golpes que no impactamos con el punto dulce y obtenemos algo de potencia extra en nuestros tiros.

En el cuello

No es lo más habitual añadir cinta de plomo en el cuello de la raqueta. No obstante, si buscas añadir peso a tu raqueta pero no quieres modificar sensiblemente el balance, no es una mala opción plomarla en esta zona.