La magia del Tenis

Pasión por los cuatro costados

Autor: Carlos Coll Martínez
POR
Carlos Coll Martínez Twitter

LA MAGIA DEL TENIS

¿Cómo debes cuidar una pista de tenis de tierra batida?

Ten muy en cuenta estos consejos y recomendaciones de mantenimiento para preservar una cancha de tenis de arcilla en perfectas condiciones.

pista tenis tierra batida
Pablo Záforas (RCRTH)

En publicaciones anteriores de La Magia del Tenis, vimos todas las superficies sobre las que podemos jugar al tenis. Además de las particularidades que cada pista presenta en cuanto a bote de la pelota y estilo de juego, existen también diferencias notables en cuanto al modo de mantenimiento.

En España, las pistas de tierra batida son una de las más comunes. Por ese motivo, hoy vamos a meternos de lleno en la manera en la que debemos cuidar una pista de tenis de tierra batida para que se mantenga en perfectas condiciones.

Mantenimiento diario

Normalmente, salvo que dispongamos de un alto poder adquisitivo, las pistas de tenis de tierra batida en las que jugamos pertenecen a un club o centro deportivo y, en el tenis amateur, no tenemos un pistero particular que nos prepare la pista cada vez que vayamos a jugar (salvo que lleguemos a primera hora). Por lo tanto, es muy importante que, cada vez que vayamos a comenzar nuestra sesión de tenis, hagamos la pista (si los jugadores de la hora anterior no la han dejado hecha). Hacer la pista consiste en lo siguiente:

  • Pasar la estera: es imprescindible para eliminar irregularidades que pueda haber en la superficie y para distribuir homogéneamente la tierra batida por toda la pista. Debemos realizar este paso no sólo de líneas para adentro, sino también por el resto de zonas de la pista que podamos pisar durante un entrenamiento o un partido.
  • Barrer las líneas: una vez que la estera está pasada, va a quedar una capa de tierra sobre las líneas que nos va a dificultar la visualización de los límites. Por ese motivo, con un cepillo, una escoba o un rodillo barrelíneas debemos barrer todas las líneas para que el campo esté bien visible.
  • Regar la tierra: por último, para evitar que la tierra quede muy suelta (provoca resbalones y es más sencillo que una ráfaga de viento pueda llevársela), es necesario regar la pista y que mantenga un nivel adecuado de humedad. De esto sabe bastante mi amigo Rafa Lucena, que riega siempre a la perfección, sin dejar zonas encharcadas ni áreas secas. Es muy importante hacerlo correctamente, porque un exceso de riego puede dejar la pista embarrada, lo que perjudicaría notablemente tu experiencia tenística. En otoño e invierno debes tener mucha precaución, porque la pista no pide tanta agua como en pleno verano.

Cada vez que veamos que la pista se está secando o que hay zonas irregulares, fruto del deslizamiento y de los intercambios, debemos hacerla nuevamente. Entre dos personas, no nos llevará más de seis o siete minutos.

Mantenimiento periódico

Para evitar que se formen capas duras de tierra batida, conviene escarificar periódicamente la pista con un escarificador. Esto va a evitar que la tierra se apelmace demasiado y que no se termine cuarteando.

Hay zonas específicas de la pista, como la zona que circunda la línea de fondo, que sufren una disminución en la cantidad de tierra batida más rápida que otras áreas. Por ese motivo, lo ideal es que, cada semana, el equipo de mantenimiento se encargue de comprobar que no haya depresiones en la cancha. En caso de que se detecten este tipo de irregularidades, habría que parchear la zona afectada y asegurarse de que se riega adecuadamente en los tres días posteriores.

Mantenimiento anual

Cada año, es conveniente hacer un proceso de mantenimiento más profundo de las pistas:

  • Nivelar las pistas de manera íntegra mediante el raspamiento de las zonas altas y el parcheo de las áreas deprimidas
  • Agregar tierra batida nueva, con el objetivo de reponer aquella que haya podido perderse por los efectos del clima
  • Restaurar las líneas de la pista que estén deterioradas

El mantenimiento anual será más o menos exhaustivo, en función de cómo se hayan realizado los mantenimientos diarios y periódicos.