La magia del Tenis

Pasión por los cuatro costados

Autor: Carlos Coll Martínez
POR
Carlos Coll Martínez Twitter

LA MAGIA DEL TENIS

Entrena con la pared para mejorar tu tenis

Si tienes en casa una pared lisa donde puedas pelotear, no dejes de entrenar tenis por culpa del Covid-19 y ten muy en cuenta estas recomendaciones.

federer_djokovic_pared

El confinamiento por la enfermedad del coronavirus parece que se va a prolongar más de lo esperado, por lo que todavía vamos a tener que esperar un poco hasta que podamos volver a jugar al tenis. Mientras tanto, para no desconectar, habíamos recomendado hace unas semanas una serie ejercicios y actividades que podíamos llevar a cabo en casa.

Recientemente, el tenista suizo Roger Federer ha invitado a sus seguidores en redes sociales a que se graben en vídeo practicando un ejercicio de volea en una pared. Obviamente, no todos tenemos la posibilidad de acceder a un muro o a una superficie vertical apta para llevar a cabo este tipo de ejercicios; en tal caso, podremos practicar de esta manera tan pronto como sea seguro volver a concurrir a espacios públicos. A continuación, vamos a ver algunas sugerencias muy interesantes para entrenarnos con una pared.

Golpes de fondo

  • Derecha: cuando comencemos a golpear de derecha, es aconsejable empezar con suavidad, a una intensidad media, para que vayamos tomando temperatura poco a poco. Ten en cuenta que, cuanto más fuerte golpees la pelota, más rápido va a volver. Trata de golpear seguidamente tantas como puedas y ve aumentando la velocidad bola de manera paulatina. Acorta la preparación del golpe y ten las piernas muy activas. De esta manera, conseguirás poco a poco una derecha cada vez más sólida.
  • Revés: una vez que tu derecha ya está correctamente calibrada, es momento de hacer lo propio con el revés. Para ejecutar un revés con garantías es muy importante que te concentres especialmente en la colocación, porque es un golpe con menor margen de error que la derecha. Es conveniente que también empecemos a un ritmo suave y que vayamos elevando la intensidad conforme vayamos sintiéndonos más seguros y precisos, priorizando siempre el mantenimiento de la bola en juego.
  • Golpes alternos: en el momento en el que tu derecha y tu revés ya estén a punto, ahora toca alternar ambos golpes. Al principio, intenta golpear dos o tres veces seguidas con cada golpe hasta que vayas familiarizándote con el cambio de empuñadura. Luego ve cambiando con mayor frecuencia (dos derechas y dos reveses, por ejemplo) en función de cómo te vayas sintiendo.

Golpes de aproximación

Con los golpes de aproximación vamos a entrenar el juego de transición desde el fondo de pista hasta la red. Para ello, juega un golpe de fondo que quede corto después del rebote con la pared y avanza hacia ella para jugar a continuación un tiro agresivo. Una vez que hayas ejecutado este paso, prepárate para volear.

Voleas

Lo primero que debes tener claro es que la empuñadura de la volea de derecha es la continental. Antes de meternos de lleno a volear, conviene que juguemos algunas bolas suaves a bote pronto cerca de la pared para calentar un poco la muñeca. La empuñadura que utilizaremos para la volea de revés será la misma que la del revés a una mano (aunque desde el fondo empuñemos a dos).

Es aconsejable marcar una referencia de la altura de la red, que en los postes es de 107 centímetros y en la mitad es de 91 centímetros. Cuando ejecutes la volea, trata no golpear más allá de 15 centímetros por encima de la referencia de la red. Prueba también a golpear desde diferentes posiciones, aléjate y acércate de la pared, anímate a ensayar un potente servicio y subir a la volea y alterna también la zona de la derecha con la del revés.