La magia del Tenis

Pasión por los cuatro costados

Autor: Carlos Coll Martínez
POR
Carlos Coll Martínez Twitter

LA MAGIA DEL TENIS

La importancia de restar bien en un partido de tenis

Descubre y valora todos los aspectos que influyen en el momento de devolver el servicio de tu oponente y mejora tus resultados en la pista.

Federer_return

Llevamos ya más de un año y medio creando contenido para La Magia del Tenis y aún no habíamos dedicado una publicación íntegra a un aspecto tan importante como el resto.

Por supuesto que el servicio es muy importante, porque necesitas conservarlo para no ceder ventaja al rival, al igual que también es necesario saber los mil y un pormenores que entran en juego a la hora de ejecutar una derecha, un revés o una volea. Sin embargo, las claves para saber cómo podemos optimizar la devolución de un servicio son indispensables si queremos aumentar nuestras posibilidades de inquietar a nuestro rival.

Formas de restar

En función de cómo te venga el servicio, hay diferentes formas de abordar el resto:

  • Tocando la pelota: hay veces que si la bola nos viene con mucha velocidad, aprovechamos para simplemente tocarla y que, con la fuerza que ya traía, pase al otro lado de la red sin demasiada intención.
  • Resto cortado: puede ser que la dirección del saque rival ponga la bola lejos de nuestra posición y necesitemos improvisar un golpe cortado o, simplemente, que no nos dé tiempo a reaccionar y bloqueemos a través de una cortada. Normalmente, suele darse más por el lado del revés que de la derecha.
  • Resto agresivo: el resto agresivo se puede dar tanto en la devolución de un segundo como de un primero potente. Si eres capaz de estar bien atento y anticiparte correctamente, puedes sorprender a tu rival contragolpeando un con tiro sorpresivo que aproveche toda la fuerza que trae el saque y aterrice de inmediato en el otro lado de la pista.

La importancia del resto

A medida que tu juego va mejorando, el resto se va convirtiendo en un arma más importante. Los servicios se van volviendo más sólidos y es más complicado obtener un break. Eso lo podemos ver en el tenis profesional, donde normalmente no se dan demasiadas roturas de servicio a lo largo de un partido.

Por lo tanto, cuando incrementas tu nivel y juegas frente a rivales con muy buen tenis, necesitas encontrar la fórmula para hacer daño desde el resto y tratar de adjudicarte algún break por cada set que juegues.

A nivel amateur, el servicio de tus rivales rara vez es un gran golpe, por lo que te será más sencillo obtener ventaja al resto.

Mente activa

Es muy importante que mantengamos la mente activa en el momento de restar. Cuando estamos al servicio, es más fácil estar concentrados porque sabemos que tenemos que ejecutarlo bien y que sólo depende de nosotros; es un golpe mecánico que requiere de ello. Sin embargo, al resto estamos en una posición más pasiva y es muy fácil que nuestra mente se disperse.

Trata de analizar cuantas veces tocas mal la pelota en un partido y cuántas de ellas fue al resto. Seguramente, caerás en la cuenta de que tienes que tener una actitud más proactiva y estar más concentrado si quieres optar a romper el saque rival.

Posiciónate correctamente

Dependiendo de la velocidad del servicio de tu adversario, colócate sobre la línea de fondo o varios pasos por detrás. A continuación, debes estar muy rápido de reflejos para anticiparte a la dirección que tome el servicio. Conforme vaya transcurriendo el partido, ve analizando hacia dónde prefiere sacar tu oponente para colocarte ligeramente orientado hacia esa zona y que no te coja desprevenido.

Evita pegar demasiado

Tu resto no tiene porque ser un zurriagazo histórico. Un resto bien dirigido con angulito puede hacer más daño que un planazo paralelo. Obviamente, si llevas suficiente ventaja en el marcador, puedes probar a terminar algún punto por la vía rápida, sobre todo si tu rival juega con segundo. Muchas veces, perdemos innecesariamente un montón de puntos porque no valoramos lo suficiente esta faceta del juego y restamos de cualquier manera. Así, tu oponente sólo tiene que ejecutar un servicio medianamente sólido para asegurarse el punto.

No te la juegues en cada resto. Sorprende a tu rival y oblígale a jugar cada punto con su saque. Que sea él quien tenga que ganarte los tantos. Selecciona los momentos para jugarte un cañonazo, pero céntrate ser consistente al resto y verás cómo, poco a poco, tu oponente irá perdiendo la paciencia.