El mundo de Roncero

El Madrid es mi razón de ser y la de millones de aficionados en todo el mundo. Cargamos una mochila maravillosa con 13 Copas de Europa y 33 Ligas. La vida sigue siendo blanca y bella...

Autor: Tomás Roncero

EL MUNDO DE RONCERO

39 años de la histórica final Madrid-Castilla

El Bernabéu acogía una final de Copa inédita. Real Madrid-Castilla. Una final irrepetible y única. Jamás se habían medido por el título un equipo y su filial.

39 años de la histórica final Madrid-Castilla

Aconteció el 4 de junio de 1980. El Bernabéu acogía una final de Copa inédita. Real Madrid-Castilla. Una final irrepetible y única. Jamás se habían medido por el título un equipo y su filial. De hecho, la Federación acabó cambiando el Reglamento para que los equipos nodriza no pudieran entrar más en el bombo para evitar que se repitiese la increíble historia.

Fue hace justo 39 años. El Castilla hizo una Copa modélica plagada de gestas. Tras eliminar al Extremadura, Alcorcón y Racing con facilidad en los primeros cruces, en tercera ronda remontó un 4-1 al Hércules, por entonces en Primera. En la vuelta de Chamartín un gol agónico de Gallego forzó la prórroga, en la que Cidón remachó la faena. En octavos nueva hazaña al eliminar al por entonces Rey de Copas, con un triunfo histórico en San Mamés (1-2, doblete de Pineda). En Bilbao no se lo creían, con gente curtida como Goikoetxea, Alexanco, Rojo, Villar, Dani y Argote como testigos.

En cuartos la víctima fue la Real Sociedad de Arconada, Zamora y López Ufarte, que iba invicto en Primera tras 27 jornadas y mantenía un pulso excitante con el Madrid por el título de Liga. 2-1 en Atocha, pero en la vuelta un Bernabéu a reventar ve el 2-0 de la gloria (goles de Paco y Bernal, con penalti de López Ufarte fallado para más inri).

En semifinales cayó el Sporting de Quini, Joaquín y Ferrero, con un 4-0 en la vuelta del Bernabéu, que remontaba el 2-0 del Molinón.

Se acabó el sueño de cuento de hadas en la final ante el Madrid. En el Bernabéu, con una afición volcada indisimuladamente con los chavales. Eso encorajinó a los ‘mayores’. No hubo piedad. Seis goles (dos de Juanito, Santillana, Del Bosque, Sabido y García Hernández). Pero el más aplaudido fue el de la honrilla de los canteranos, el gol de Álvarez…

Eso sí, aquel Castilla legendario consiguió dos logros históricos que nunca lograría La Masía ni ninguna otra cantera: jugar una final de Copa y participar en competiciones europeas. El Castilla se metió en la Recopa como subcampeón (el Madrid jugó la Copa de Europa al ganar la Liga) y se enfrentó al West Ham inglés, llegando a ganar 3-1 en la ida del Bernabéu. Quedó eliminado en Inglaterra tras una prórroga. La tercera gesta del Castilla aconteció en 1984, al proclamarse campeón de Liga en Segunda División (por delante del Bilbao Athletic). Ningún otro filial lo ha hecho. Ni lo hará…