Susurros del campo

CON EL AVAL DE LA REVISTA TROFEO CAZA

Este blog es un viaje a esas jornadas de caza y conservación, esperamos que seáis nuestros compañeros de cuadrilla.

Autor: Rocío de Andrés

SUSURROS DEL CAMPO

Claves para que nuestro perro tenga fuerza en la temporada de caza

Claves para que nuestro perro tenga fuerza en la temporada de caza

Es el momento de tener nuestras armas limpias y puestas a tiro, la documentación revisada y al día y de preparar a nuestos perros de caza.

Hace meses que nuestros montes y campos quedaron en silencio de las ladras de los valientes y de la música de las caracolas, dejando paso a la evolución de la naturaleza. Y, aunque entre medias hemos tenido varias variantes de la caza menor, descaste o media veda, y de la mayor, como el rececho al duende, la realidad es que estamos a un mes y poco de que la general se abra de nuevo, llenando de nuevo nuestros montes de susurros del campo.

Este tiempo nos ha servido para disfrutar de lances pasados, recordar nuestras jornadas con los amigos, de ordenar nuestros sueños para la nueva temporada, a cuidar nuestros campos colocando bebederos y comederos para cubrir las necesidades de nuestra fauna.

Pero tan importante como lo anterior es que aprovechemos el tiempo que nos queda para tener nuestros equipos preparados, que, en el momento de la verdad, nos evitará disgustos. Nuestras armas limpias y revisadas, puestas a tiro. Toda la documentación revisada y comprobada que esté en regla, licencias, seguros, etc.

Revisar los cambios en la legislación vigente para evitar multas y problemas. Pequeñas cosas que solemos dejar para última hora y, que, si se nos despista alguna, pueden estropearnos tan ansiada desveda.

Epagneul Bretón con la caza cobrada

Llegados a este punto es importantísimo comenzar a preparar a nuestros perros.

Ya en otros post anteriores, he mencionado de la importancia de la nutrición y el ejercicio a realizar desde el momento en que acaba la temporada de caza, hasta el comienzo de la próxima, esto es durante el periodo de veda general

En las siguientes notas, vamos a tratar las nociones básicas del manejo del perro de caza en los periodos de inactividad, así como algunas actuaciones que es oportuno realizar en este momento, como las vacunaciones o planear la reproducción con las hembras que han trabajado bien durante la temporada.

En el artículo ” El perro de caza durante la veda I” tratamos dos aspectos importantes a la hora de afrontar el largo periodo de veda para el perro de caza: la inactividad y la alimentación. En esta segunda parte veremos cómo aprovechar este parón para realizar “el mantenimiento” del perro y pensar en futuras generaciones de compañeros cinegéticos caninos.

De ahí que ante la llegada de la nueva temporada tenemos que acelerar un poco la preparación física de nuestros canes para que disfruten de su pasión.

Para ello debemos primero cerciorarnos de que se encuentran en un estado de salud óptimo. Para que un perro realice un buen trabajo en nuestras jornadas de caza, además de prepararlo bien físicamente, tiene que estar libre de cualquier enfermedad que pueda influir en su rendimiento.

Es recomendable hacer una revisión al menos una vez al año al perro y ahora es un buen momento, ya que vamos a incrementar el ritmo de entrenamiento del animal y cuando llegue la caza la exigiremos aún más si cabe.

Debemos asegurarnos de que el animal esté correctamente vacunado y desparasitado, realizando una buena exploración por parte del veterinario que, además de detectar patologías en el animal, puede incluso prevenirlas.

Después de la jornada

En la temporada muchos de nosotros nos desplazamos fuera de nuestro territorio y como sabemos, en algunas de las comunidades en las que cazamos sigue siendo obligatoria la vacuna contra la rabia, así como la implantación del microchip para identificar a nuestros animales.

Son así mismo recomendables las vacunas contra el moquillo, la leptospirosis y la traqueo bronquitis infecciosa, más comúnmente denominada, ‘tos de las perreras’.

En cuanto a la desparasitación hay que realizarlas interna y externamente.

Ahora ya solo nos queda esperar con los nervios de todos los años (en mi caso cada temporada me pongo más inquieta), a que esa noche previa a la apertura, nuestro perro espere al lado de los aperos a que asome los primeros rayos de luz, mientras nosotros, pasamos la noche en vigilia. Porque ya estamos en tiempo de desveda.

Cogiendo vientos

¡Salud y buena caza!

0 Comentarios

Normas Mostrar