El descanso es la parte más importante del entrenamiento

Sin Cadena

"La vida es como montar en bici. Debes moverte para mantener el equilibrio” (Charles Schulz)

Autor: Víctor Martín Molina
POR
Víctor Martín Twitter

SIN CADENA

El descanso es la parte más importante del entrenamiento

El descanso es la parte más importante del entrenamiento

Dar un tiempo al cuerpo para recuperar es fundamental para mejorar el nivel sobre la bici sin poner en riesgo nuestra progresión y nuestra salud

Hacemos salidas largas de fondo, series de fuerza, resistencia, sprints, llevamos pulsómetro, potenciómetro, estamos a la última del mercado y compramos lo último en material. Pues bien: nada de eso sirve de mucho si no se descansa en condiciones. Hoy me gustaría explicar, de forma que nos entendamos todos, cuál es la parte más importante del entrenamiento: el descanso. Y el por qué.

Cuando dormimos, además de hacer una especie de reset de nuestro cerebro, nuestro cuerpo también se regenera para volver a afrontar el día siguiente en las mejores condiciones. Ya hemos dicho en este espacio alguna vez que el entrenamiento es una actividad de adaptación. La adaptación no es otra cosa que poder asimilar las cargas físicas de las sesiones que introducimos cuando entrenamos. Y esa asimilación no se puede producir sin el descanso adecuado.

Ahora que estamos en marzo y llega la primavera, los ciclistas nos multiplicamos en la carretera y muchos incluso se planifican entrenamientos para afrontar las marchas, las Gran Fondo o lo que se propongan correr. Aumentan las horas de luz y se empiezan a hacer salidas más largas cuando el tiempo deja. Las planificaciones están para seguirlas, pero también hay que ser conscientes de que sin esa regeneración que da el descanso, podría no servirnos para nada.

Por tanto, lo primero que debemos tener en cuenta es que, si nos toca un entrenamiento largo o duro pero por alguna razón no hemos dormido bien, deberíamos cambiarlo. Hay que recordar que no somos profesionales, no nos ganamos la vida con esto y podemos estar haciendo daño a nuestra salud. Preferible, tras una noche de mal sueño, cambiarlo por otra salida más suave bien soltando piernas o haciendo un entreno corto a intensidad media. Y hacer la sesión larga al día siguiente.

Pero el descanso no va sólo de dormir o estirar, que también. A la hora de planificarnos, tenemos que introducir necesariamente tanto algún día suave dentro de un microciclo –que a nuestros niveles pueden coincidir con una semana natural- , como una semana prácticamente completa de entrenamiento suave dentro de un mesociclo. Que podría asemejarse también a un mes natural.

Lo que sería una ‘semana de asimilación’ –con dos o tres salidas suaves para mantener activas las piernas y una un poco más larga a poca intensidad- permite que el cuerpo absorba bien la carga de las semanas anteriores y regenere en condiciones. Eso hará que directamente aumentemos de nivel y podamos asumir también las cargas del siguiente bloque de entreno. Si hacemos las cosas bien, dentro de nuestro nivel y teniendo en cuenta la base de la que partimos, seguro que conseguiremos una buena progresión y un estado de forma muy digno para el objetivo que nos hayamos puesto. Y si vamos en buena condición a una marcha, la disfrutaremos.

En cambio, si nos proponemos entrenar y entrenar y seguir entrenando, sin respetar los necesarios descansos que nos exige nuestro cuerpo, será inevitable que ocurra lo contrario. En principio mejoraremos, sí, e incluso tal vez más rápido que de la otra forma. Pero a medida que pasen los días –lo notaremos pronto- el cuerpo empezará a no responder como queremos. Primera señal de que se ha saturado de entrenamiento y no lo estamos dejando recuperar.

Pero no sólo eso: si no paramos a tiempo para regenerar, nuestros músculos entrarán en estado de fatiga y ya iremos hacia abajo. No habrá manera de remontarlo. Y si seguimos cargando de entrenamiento un cuerpo fatigado sólo pueden pasar dos cosas. Que nos lesionemos por sobrecargas o tendinitis, o que caigamos enfermos.

Os sorprendería saber cuánta gente que era buenísima, con un talento natural inmenso, se ha quedado en el camino del profesionalismo por no entrenar, descansar y comer –ya entraremos en eso- como es debido. Cómo el sobreentrenamiento ha hecho que muchos que ganaban dejasen de ganar y otros que llegaban en el pelotón de cola han ido progresando por hacerlo bien. Nosotros, que no competimos por trofeos ni nos van a pagar por esto, con más motivo debemos respetar los descansos. Ciclismo es salud… si hacemos las cosas como es debido.

0 Comentarios

Normas Mostrar