Liga Belga
Brujas BRU

-

Standard SDL

-

KV Oostende OOS

-

KFCO Beerschot-Wilrijk KBW

-

Charleroi CHR

-

Gent GNT

-

Liga Turca
Belediyespor AKI

-

Göztepe GÖZ

-

Konyaspor KON

-

Kasimpasa KAS

-

Besiktas BES

-

Yeni Malatyaspor YEN

-

Liga Endesa ACB
FINALIZADO
Bilbao Basket BLB

72

BC Andorra AND

82

FINALIZADO
Burgos BUR

79

Joventut JOV

80

FINALIZADO
Murcia MUR

84

Zaragoza ZAR

73

FINALIZADO
Real Betis BET

76

Gran Canaria CAN

77

Liga Griega
Atromitos ATR

-

Platanias PLA

-

AEK Atenas AEK

-

Levadiakos FC LEV

-

Apollon Smyrnis APL

-

Olympiacos OLY

-

PAOK PAO

-

Xanthi XAN

-

PAS Giannina PAS

-

Larissa

-

Panetolikos PAN

-

Lamia FC LAM

-

Kerkyra KER

-

Asteras Tripolis AST

-

Panionios PAN

-

Panathinaikos PNT

-

NBA
FINALIZADO
Minnesota Timberwolves MIN

121

Houston Rockets HOU

105

FINALIZADO
Utah Jazz UTA

115

Oklahoma City Thunder OKC

102

Milwaukee Bucks MIL

-

Boston Celtics BOS

-

San Antonio Spurs SAS

-

Golden State Warriors GSW

-

Vivir la caza naturalmente

SUSURROS DEL CAMPO

CON EL AVAL DE LA REVISTA TROFEO CAZA

Este blog es un viaje a esas jornadas de caza y conservación, esperamos que seáis nuestros compañeros de cuadrilla.

Autor: Rocío de Andrés

SUSURROS DEL CAMPO

Vivir la caza naturalmente

Mujeres cazadoras

La mujer siempre ha cazado, pero por razones obvias y por las que es un absurdo luchar, la fuerza se la ha llevado el hombre, lo que dejaba a la mujer en un segundo lugar, nunca menos importante.

"En la prehistoria, en el periodo de los nidos arbóreos, hombres y mujeres eran nómadas, caminaban con sus crías a la espalda —mientras estas no podían andar—, recogían bayas de los arbustos, y luego, al oscurecer, al igual que algunos animales, se subían a las copas a descansar entre las ramas. Su vida, dura y monótona, era corta, no pasaba de los 18 o 20 años. Las cosas cambiaron en cuanto se descubrió el refugio y se inventó la caza: las mujeres no tenían —en general— la fuerza necesaria para enfrentarse a los grandes animales, solían, además, estar embarazadas." (Clara Janes. Guardar la casa y cerrar la boca. En torno a la mujer y la literatura).

Aunque hace relativamente poco que la mujer reivindica su papel dentro del mundo de la caza, a través de asociaciones, redes sociales y medios de comunicación entre otros, desde que el mundo es mundo, la mujer ha formado parte de la actividad cinegética de una manera u otra, desempeñando un papel fundamental dentro de ella.

La mujer siempre ha cazado, pero por razones obvias y por las que es un absurdo luchar, la fuerza se la ha llevado el hombre, lo que dejaba a la mujer en un segundo lugar, nunca menos importante.

Pues bien, hace unos meses recibo una llamada de teléfono de una asociación en defensa de la mujer cazadora. Estaban preparando un video breve para publicar en alguna red social, y mi sorpresa llega cuando me explican que tengo que defender la figura de la mujer cazadora. Mi contestación fue concisa y rápida: pero, ¿de qué o de quién me tengo que defender? Hubo un silencio como respuesta.

En mi caso, como ya he mencionado en alguna ocasión, empecé tarde en el mundo de la caza. Pero desde chica, he visto mujeres cazando, solas o acompañadas, cocinando la carne de caza, saliendo al campo; es decir, de una forma u otra, desempeñando la actividad cinegética con normalidad y naturalidad.

Ver a una mujer cazadora, hoy en día, es lo más común gracias a las nuevas tecnologías. Hasta hace 12 años, aproximadamente, no lo era. Pero estar, estaban. De hecho, el segundo oso más grande que se ha abatido en España lo cobró una mujer, en el año 1961, y para más detalle, embaraza de su primogénito. Y así las cosas, en las armadas de las monterías, en las manos o los puestos en la caza menor y muchas otras acciones de caza, suena la voz de la mujer.

En casi 20 años como cazadora (con arma), jamás he tenido que defenderme de nada ni de nadie, pues no me siento ni me han hecho sentir diferente en ninguna modalidad de caza que he practicado.

Diana cazadora

Hay personas insensatas en todas partes y en todos los sectores, por supuesto, pero por ello no voy a discutir si puedo o no sacar una res del monte yo sola, por ejemplo, porque es harto evidente que no, no puedo.

Con esto no quiero decir que lo que hacen otras mujeres por intentar defender su papel en la caza me parezca mal, ni mucho menos, pero hay cosas que no se tienen por qué argumentar ni justificar reiteradamente, aunque sí vivirlas plenamente. La caza es una de ellas. Y yo, a día de hoy, prefiero vivirla felizmente.

0 Comentarios

Mostrar