El fichaje de Aubameyang por el Madrid, en manos del abogado de Messi

Florentino exige ganar. El presidente del Real Madrid quiere presentarse a la reelección, en junio próximo, con el fichaje de Aubameyang como reclamo. Pero para eso le hace falta que el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) revoque la sanción de la FIFA que le impide fichar hasta enero de 2018 por la contratación irregular de jugadores menores de edad. Este periódico avanzó el 26 de enero de 2015 la investigación iniciada por la FIFA que culminó con la sanción al Madrid. Este mismo mes, el Día de los Inocentes (28), llegará el fallo definitivo del TAS.

Abogado culé. El Madrid consultó el caso con el Bufete Pintó Ruiz-Del Valle. Su titular, José Juan Pintó i Sala es soci del Barça y árbitro del TAS desde 2004. El Madrid tiene dos miembros dentro del TAS, el directivo José Manuel Otero Lastres y el abogado Álvaro García-Alamán. El despacho de Pintó ya representó al Fútbol Club Barcelona en el Caso Masia por el que fue sancionado un año sin fichar. También se ocupó de Messi cuando pasó de Nike a Adidas y defendió a Luis Suárez ante la FIFA tras su mordisco a Chiellini. Nunca ningún despacho, tampoco Pintó, ha ganado a la FIFA un litigio sobre menores.

Asombrosa coincidencia. No deja de ser sorprendente que el Real Madrid haya encargado la defensa del Caso Menores a un despacho de abogados cuya sede central está en Barcelona y cuyo jefe es socio del Barça. Será uno de los abogados con más futuro de este bufete, Lucas Ferrer, licenciado en Derecho por la Universitat Pompeu Fabra, el encargado de defender al Real Madrid ante el TAS. Lucas Ferrer, por cierto, trabajó como abogado del propio TAS durante cuatro años y medio antes de fichar, en 2011, como jefe del Departamento de Derecho Deportivo del Bufete Pintó Ruiz-Del Valle. Frente a él, en defensa del Caso Menores por parte de la FIFA, otro joven letrado: Marc Cavaliero, director jurídico de la FIFA. Por cierto también: Lucas Ferrer y Marc Cavaliero son ambos antiguos alumnos del Instituto Superior de Derecho y Economía, centro madrileño que imparte un Máster en derecho deportivo en el que colabora el propio TAS.

El recursazo. El que más se juega en el TAS es Aubameyang, que ve que su sueño de jugar en el Madrid depende del Caso Menores. Si el club pierde, lo que no entra en sus cálculos (ni en el de alguno de sus altos cargos, que se juega el puesto) podría recurrir ante el Tribunal Supremo de Suiza. Pero ya, sí o sí, se quedaría sin fichar hasta 2018.