Día Internacional de la Mujer

Mujeres para el deporte

MUJERES PARA EL DEPORTE

Las reinas del desierto

Laia Sanz y Cristina Gutiérrez son las dos mujeres referentes en el Dakar y AS habla con ellas sobre cómo han conseguido destacar en un mundo de hombres.

0
Laia Sanz y Cristina Gutiérrez.

No es un terreno apto para cualquiera. El desierto puede ser implacable en cada duna, el peligro te rodea, nunca sabes por dónde te puede llegar. Por eso, hay que ser muy valiente para adentrarse en su arena y muy bueno para destacar en ella. Para lo primero, hay muchos dispuestos, pero la mayoría no consigue lo segundo. Ellas sí. Son las dos referentes femeninas del Dakar y son españolas: Laia Sanz (36 años, Barcelona) y Cristina Gutiérrez (30 años, Burgos). Hay más mujeres, pero ellas son las reinas del desierto.

"Bueno… hace años que me lo dicen. Es verdad que en moto, al haber conseguido el mejor resultado femenino de la historia del Dakar y estar ahí luchando con los chicos, soy un poco pionera. Pero en coche soy una novata, de reina del desierto nada". "Reina del todo no (ríe). Siento que estoy creciendo mucho y me gustaría continuar con mis andaduras en el desierto. A ver si algún día puedo ser reina, de momento me quedo en princesita (risas)". Dice a AS primero la catalana y luego la burgalesa cuando les contamos el titular de este reportaje.

No quieren dar la espalda a la humildad que les ha llevado donde están, pero sus méritos son indudables. El Dakar no ha podido aún con Laia después de doce ediciones, la última con un notable debut en coches (23ª con el Mini) tras una vida en moto en la que en 2015 logró un noveno como mejor resultado, algo inalcanzable para una mujer hasta entonces. Cristina lleva seis dakares y está entre los mejores de T3 (3ª este año con el Red Bull), conquistó la Copa del Mundo y la primera victoria feminina en el Dakar desde la de Jutta Kleinschmidt en 2005.

Laia Sanz con el Mini en el Dakar.

Con esas trayectorias, normal que sean referentes. "Es un honor. Es verdad que en motos creo que he abierto un poco el camino en el 'off-road' y otras especialidades: trial, enduro... También es una presión porque tienes que dar buen ejemplo, pero me hace sentir orgullosa", asegura Laia. "Ser una motivación para las niñas o para las mujeres te hace sentir especial y orgullosa. Yo también fui niña y te hacen falta esos referentes en los que mirarte. Por eso, días como este 8-M merecen la pena, porque se visibiliza mucho", apunta Cristina.

Destacar en un mundo de hombres nunca es fácil, pero ellas lo han conseguido con esfuerzo y dedicación. Así lo atestigua la burgalesa: "A mí lo que más me ha costado es hacerme valer, al final, todos tienen esa duda de: '¿Esta chica podrá correr igual de rápido (que los chicos)?". Y así la catalana: "Cuesta mucho, y más en el mundo del motor, es difícil tener oportunidades y más en mi caso, que fui de las primeras. Cuando empecé era mucho más duro, de comentarios a todo tipo de cosas que he vivido. Me lo he tenido que trabajar muchísimo".

"Ahora lo tienen un poco mejor porque las cosas están cambiando. Seguramente no avanza al ritmo que nos gustaría, pero veo a muchas chicas jóvenes que hacen trial y tienen ayudas de la federación, de las marcas… Antes no había nada de esto", agrega Sanz, y Gutiérrez coincide: "Poco a poco se hacen avances, aunque es verdad que falta mucho por recorrer, pero hay que ir derribando barreras y haciendo cosas para tener a más mujeres". Ella sigue luchando por su "sueño", poder vivir del motor y dejar de ejercer como odontóloga.

Cristina Gutiérrez con el Red Bull en el Dakar.

Rivales en Extreme E

Además del Dakar, Cristina y Laia también son referentes y rivales en Extreme E. La primera, junto a Loeb en el X44 de Hamilton y la segunda, con Sainz en el Acciona. En la cita inicial de la temporada, también en el desierto de Arabia (en Neom), ambas pisaron el podio, Laia por delante de Cristina. "Tuvimos ritmo y la carrera fue bien, se ha notado mucho la diferencia tras haber corrido el Dakar y haber podido hacer kilómetros", dice la catalana, que fue segunda por delante de la burgalesa, a la que no el tercer puesto le "supo bastante bien".

Estos días, Cristina pugna por las primeras posiciones con su otro coche, el del Dakar, en el Abu Dhabi Desert Challenge, la segunda cita del nuevo Mundial de Cross Country que disputa desde el sábado. Mientras que Laia concentra su año en Extreme E y en intentar "tener un buen proyecto para el próximo Dakar: "Esa es la prioridad. Voy a ver si puedo hacer alguna carrera en moto, pero la prioridad es esa. Sacrificaría el hacer menos cosas por tener un buen coche en el Dakar el año que viene". Sea como sea, ambas siguen abriendo el camino.