WTCR | JORDI GENÉ | ENTREVISTA

"¿Parecido con Alonso? Queremos ganar, pero hay que ser realistas"

"Te puedes quemar pero cuando estás fuera, te gustaría estar siempre ahí", asegura un Jordi Gené que regresa a la competición tras cinco años de ausencia.

Alcañiz
0
Jordi Gené durante el fin de semana de carreras en Aragón
AFP7 vía Europa Press

Jordi Gené (Sabadell, 50 años) vuelve a pisar los circuitos en calidad de piloto tras cinco años ligado al mundo de la competición, aunque no como le gustaría. Pese al paréntesis, es realista con los primeros objetivos pero ambicioso al medio plazo, con la seguridad que le ha dado la experiencia tras pasar más de media vida al volante. Fórmula 3000, 24H de Le Mans, Campeonato de Europa de Turismos... y ahora vuelta al ruedo al Mundial de Turismos con CUPRA. Pero todo no queda ahí. El español se ha adentrado también en un mundo "nuevo y apasionante" como es una competición eléctrica (Pure ETCR) de la que tiene mucha culpa.

—¿Quién le ha engañado para que esté aquí otra vez?

Yo he conseguido engañarles a ellos. Después de cinco años trabajando pero no corriendo, no es fácil volver y no es fácil que vuelvan a confiar en mi. Estoy muy contento, me lo estoy pasando en grande, cada vez voy un poquito mejor, y espero que a mitad de temporada los resultados sean más chulos y estemos más cerca de la gente de delante.

—Acaba de volver y habla de resultados, ¿se le puede ver como el Alonso de los turismos?

Todos queremos estar delante, otra cosa es que sea realista y sepa que me cuesta otra vez coger este ritmo. A una vuelta es lo más difícil, cuando voy rodando en ritmo de carrera, eso lo tenemos… En ese aspecto es en el que estoy más tranquilo y más contento, pero cuando tienes que sacarlo todo a una vuelta, el hecho de pasarte mucho tiempo inactivo sin este estrés de la competición, es lo que penalizas más. Podría ser el padre de Alonso, no como Alonso, y todos los que competimos tenemos esta ansia y estas ganas que nos motivan a estar ahí.

—La clasificación es lo más le está costando en su vuelta, pero ¿qué le marcó en su marcha?

Seguí desarrollando coches, seguí entrenando, continué trabajando con CUPRA... Llevo trabajando con SEAT Sport desde 2003 y tengo la suerte de que no he parado, que han confiado en mi para la puesta a punto de los coches, con lo cual, no dejé la competición del todo. Lo que sí dejé, por circunstancias de la marca, fueron las carreras y verlas por la tele o escucharlas por el ordenador, es lo que más duele. Cuando estás fuera te gustaría estar siempre ahí, sin embargo, cuando lo tienes, llega un momento que te quemas.

—¿Lo dice por experiencia?

No, la verdad es que no. Sigo siendo muy competitivo, si hago carreras o un día de test en el karting con mi hijo, igualmente estamos a ver quién saca la última décima. Si juego al Scalectrix a ver quién va más rápido, en el simulador lo mismo… Esto es algo inherente a los pilotos, siempre quieres compararte con alguien y hacerlo mejor.

—Su compañero Azcona asegura que ha aportado experiencia al equipo. ¿Qué le han aportado a usted los jóvenes?

En el caso de Mikel, yo creo que es el piloto más rápido como talento de los que estamos aquí. Es número uno o entre los tres primeros sin ninguna duda. Cuando miro los datos de telemetría, mi objetivo es estar con él y si pudiera estar delante de él. Ahora mismo es imposible, pero es un reto porque piensas que si el coche puede conseguir este tiempo o hacer así esta curva, yo tengo que conseguirlo. La motivación es estar lo más cerca de él, pero mi objetivo este año es hacerlo bien, ver si puedo ganar carreras y ver qué ocurre.

"Te puedes quemar, pero desde fuera te gustaría estar siempre ahí"

Jordi Gené

—¿El mundo eléctrico es una novedad para usted?

Tengo la suerte de que empezamos a desarrollar el e-racer hace tres años. Era un proyecto para presentar en el Salón de Ginebra y estuve trabajando con este prototipo. Sacamos un producto que era muy chulo y que encajaba muy bien, y con esta base se ha creado esté campeonato. Conozco muy bien el coche, estoy muy integrado con él, y creo que una de las claves por las que en este campeonato la referencia es CUPRA, es porque empezamos pronto y tuvimos tiempo de desarrollarlo. Estamos una décima por delante de nuestros rivales y eso es importante.

—¿Es complicado combinar ambas categorías?

Sí, este fin de semana es muy duro. Las referencias son totalmente distintas: con uno llego a final de recta a 260 km/h, con el otro a 230 km/h, en uno frenas a los 150 metros y en el otro a los 120, en uno tienes marchas y con el otro solo frenas con los pedales… Ir cambiando, ponerte el casco y que al cabo de media hora todo vuelva a cambiar, lo hace muy difícil. Además ,en un fin de semana donde hace mucho calor, físicamente también nos castiga.

—¿Se resiste a lo eléctrico?

Al principio no me gustaba mucho. Los primeros coches que probé no transmitían las mismas sensaciones que los coches de gasolina. Sin embargo, cada vez más, la tecnología avanza a unas velocidad brutal y ahora mismo tenemos productos que son súper chulos, que transmiten los valores de nuestra marca y es solo el principio. Han llegado aquí para quedarse y cuando la gente descubra que es un mundo nuevo y apasionante, será muy guay.

—¿Qué objetivos tiene la marca con esta categoría?

El objetivo es que CUPRA sea campeón de marcas y segundo, que lo consiga con un piloto de la casa. Si puedo ser yo mejor, pero sé que no va a ser fácil porque compito con dos huesos duros de roer (Azcona y Ekstrom). Mi objetivo es estar ahí y poderme quedar con ellos, aunque el primero es que la marca gane. Después, si puedo estar ahí, lucharé por ganarles.