F1 (MÓNACO) | SAINZ

"Lo hubiera firmado antes de venir, pero no sabe tan bien..."

Sainz, segundo, lamenta la ocasión perdida el sábado y los problemas de Leclerc que impidieron al equipo luchar por la victoria.

Mónaco
Carlos Sainz (Ferrari). Mónaco, F1 2021.
Sebastien Nogier / POOL

Le felicitó su excompañero, Lando Norris, y también su antiguo jefe, Christian Horner. Y compareció Carlos Sainz como segundo clasificado del GP de Mónaco, sin sudar, “es fácil cuando entrenas”, dijo entre bromas a David Coulthard. El madrileño, satisfecho, animó a su escudería después del fiasco con la avería de Leclerc: "Es un gran resultado, si me lo hubieran dicho antes de llegar en Mónaco lo habría firmado, aunque visto el fin de semana con Charles en la Pole y conmigo sin una buena vuelta, no sabe tan bien como debería. Cuando analicemos el fin de semana en los próximos días estaremos contentos con este resultado y estaremos orgullosos con el pase adelante del equipo. Tenía más responsabilidad para salvar el fin de semana, tienes un coche que salía desde la pole y quería llevar al equipo al podio. Me sentí muy bien con el coche". Después, en la rueda de prensa de la FIA:

—¿Cómo fue la carrera?

—Es una buena sensación. Salía cuarto, que luego fue tercero, y acabar segundo es un buen resultado. El equipo merece al menos un podio este fin de semana. Pero el sabor amargo sigue ahí, porque tenía ritmo para hacer la pole y ganar. No lo conseguimos y lo siento también por el equipo y por Charles. Es extraño, aunque a nivel personal debo estar contento con la segunda posición porque es el máximo a lo que podíamos aspirar hoy.

—¿Qué tal sabe el podio?

—Si me hubieran dicho el miércoles que no terminaría contento del todo con un segundo puesto, no me lo habría creído. No luchamos por esos puestos este año. Pero visto el ritmo del jueves, sinceramente creía que podíamos ganar, era muy rápido y estaba muy cómodo el sábado por la mañana. Pensaba que podía hacer la Pole y ganar mi primera carrera en Mónaco. Ya el domingo he tenido que resetear y cambiar las expectativas, lo mejor desde el cuarto era acabar en el podio y, máximo, un segundo puesto, faltó la posibilidad de ganar.

—Si es rápido en Mónaco, ¿lo será en Bakú?

—Antes de venir a este fin de semana dije que Mónaco sería una buena referencia para saber lo cómodo que estaba en este coche y me sentí como en casa desde el primer entrenamiento. He sido rápido todo el fin de semana. En Bakú no seremos los más rápidos con esa recta enorme, pero si lo hacemos bien, podremos defendernos. Aunque el que va a volar en Bakú es Lando, que tiene un cohete en las rectas.

—¿Intentó acercarse a Verstappen en el segundo ‘stint’?

—Estaba apretando, aunque no tanto, y a 30 vueltas del final intenté ponerle bajo presión aunque así la posibilidad de que cometa un error es baja. Luego, con tantos doblados, se enfriaron un poco los neumáticos, se degradaron algo, y mi confianza y mi ritmo ya no eran el mismo. Tuve un momento en el que pensaba que podía cogerle, pero con tantas banderas azules se volvió difícil.

—Este es uno de los podios más jóvenes de la F1, el segundo…

("Carlos lo ha fastidiado, es muy viejo”, interrumpió Verstappen"). He sido compañero de Lando y Max, sé lo rápidos que son ambos. La Fórmula 1 está en buenas manos para el futuro, el nivel de pilotos este año está altísimo cuando ves las vueltas de clasificación de cada uno. No sólo los jóvenes, también Lewis y todos los demás. Estoy feliz por compartir la parrilla con tantos pilotos de tanto talento y compararme con ellos y poder encontrar nuevos límites.

—¿A qué se debió esta mejoría en Mónaco? ¿Piloto, coche, circuito?

—A las tres cosas ("¡Big cojones!", zanjó Lando). No esperábamos luchar por la pole y la victoria, pero sí ser rápidos y estar más cerca. Mi confianza estaba alta, es una combinación de cosas que en un circuito especial como este, nos permitieron acercarnos.