EXTREME E | CHRISTINE GZ

"Es muy emocionante, no lo hubiese esperado en mi vida"

La piloto canaria compite en el campeonato eléctrico con Hispano Suiza. "Cuando lo vi me encantó, quería estar aquí y salió todo perfecto", dice a AS.

Christine Giampaoli, piloto de Hispano Suiza.

Alguien que nació en la India, vivió allí ocho años y se asentó en las Islas Canarias después de pasar también por Italia, y que además se dedica a competir por todo el mundo, seguro que tiene muchas experiencias acumuladas en su mochila. Christine Giampoli ha vivido todo eso a sus 27 años, pero la aventura que está a punto de empezar en Arabia Saudí lo supera todo. Porque la canaria, como así se siente, es una de las mujeres que participa en Extreme E y lo hace con una marca legendaria como es la de Hispano Suiza, con 117 años de historia.

"Se ha hecho larguísimo... Llevo contando los días para este viernes desde hace tres meses", cuenta Christine GZ a AS sobre ese tiempo que ha sido de "concentración y mucho trabajo" hasta que ha llegado la hora de empezar la acción en Al Ula (hoy ya con un shakedown). Unos meses lejos de su Odissey 21, fletado en barco en febrero, pero al volante de otros coches: "Estuve en Suecia con Laia, entrenando con los RX2 en hielo porque dicen que si sabes llevar un coche en hielo lo sabes llevar en todos los lados, y también corrí una carrera de la GSeries en Andorra en Pas de la Casa, brutal".

Después de dedicarse a los rallys y al cross country desde 2014, está oportunidad le llegó "un poco de casualidad" tras correr el Rally de Andalucía, de hecho, le ficharon "una semana antes de la presentación" del equipo: "Fue todo de repente y muy intenso, me llamaron y no me lo creía. Cuando vi este campeonato me encantó, quería estar en él y salió todo perfecto. Es un honor formar parte de esta familia en una marca con tanta experiencia. Es un reto y una responsabilidad enorme, pero estoy encantada. Además, enseguida conecté mucho con el equipo".

El Hispano Suiza de Extreme E.

"De las oportunidades más grandes"

Ya considera Extreme E "una de las oportunidades más grandes" de su carrera: "Todo es un boom. Supongo que para todos será un honor formar parte de este nuevo movimiento". Y cuando habla de todos, de los pilotos que hay en la parrilla, la ilusión casi le desborda. "Es muy emocionante, no me lo hubiese esperado en mi vida. Ni lo pienso, estoy ahí e intentaré ser una esponja aprendiendo de todos, hay gente increíble. Me pondré el casco y no miraré a los lados, solo daré gas (ríe). No hay que pensar en nada, solo estar al volante, no existirá nada más que el coche, el terreno y yo".

Con su compañero, Oliver Bennett, se lleva "genial". "Tiene mucha experiencia en rallycross y siempre tenemos algo en lo que ayudarnos", cuenta. Sueña con acabar juntos en el podio de la primera carrera, aunque "lo más importante ahora es aprender lo máximo posible", y con estar tiempo aquí: "Espero poder seguir con Hispano Suiza el próximo año y poder hacer el Dakar, lo preparé en Andalucía y Marruecos". Y sobre todo, una cosa: "Es un mundo dominado por hombres, pero cada vez hay más mujeres que demuestran estar a la altura". De eso también va Extreme E.