RALLYS

Oleada de 'divorcios' en los rallys entre pilotos y copilotos

La de Loeb y Elena ha sido la última separación sonada tras las protagonizadas por Sordo y Del Barrio, amistosa y cordial, o Neuville y Gilsoul.

Oleada de 'divorcios' en los rallys entre pilotos y copilotos

El divorcio está de moda entre pilotos y copilotos. La polémica protagonizada por Sebastien Loeb y Daniel Elena ha llegado después de que otras ilustres parejas hayan separado sus caminos. Primero fueron Dani Sordo y Carlos del Barrio los que anunciaron su decisión, en este caso amistosa, y después Thierry Neuville y Nicolas Gilsoul en otro episodio sorprendente a pocos días del inicio de la temporada.

El divorcio entre Sordo y Del Barrio se conoció mientras se disputaba la última cita del Mundial, el Rally de Monza. El segundo decidía cambiar de aires y pasar a apoyar a una joven promesa paraguaya, Zau Zaldívar, tras haber compartido el habitáculo del Hyundai oficial durante las tres últimas temporadas con Sordo. Prueba de que fue una separación amistosa es que Del Barrio accedió a correr con Dani el Rally de Montecarlo para evitar a su sustituto, Borja Rozada, debutar en la prueba más complicada del año.

Precisamente a menos de una semana de Montecarlo saltaba la noticia de que Neuville ‘partía peras’ con Gilsoul, su copiloto de los últimos diez años. En este caso fue de forma abrupta, según las malas lenguas por desavenencias económicas, y el piloto se vio obligado a encontrar un compañero de emergencia, Martijn Wydaeghe. La adaptación no está siendo nada fácil, sobre todo por la pronunciación del francés del nuevo copiloto, aunque ya han conseguido su primer triunfo juntos en el Rally Ciocco, primera cita del Campeonato de Italia, el pasado fin de semana.

Sobre el divorcio de Loeb y Elena han corrido ríos de tinta. La pareja con más títulos mundiales de automovilismo está protagonizando una importante controversia, por tanto el copiloto no ha aceptado la ruptura y ha iniciado una cruzada que podría alargarse en el tiempo. Se queja del equipo Prodrive, pero también son muchos los que opinan que si Loeb impone su continuidad, nada ni nadie se habría opuesto a un piloto de su prestigio y palmarés. Veremos si prosigue el culebrón.