MOTOGP

Las conclusiones de la pretemporada de MotoGP 2021

La casa de Borgo Panigale no echa de menos a Dovi, en Yamaha están esperanzados, Pol se ha adaptado a la Honda, Suzuki funciona, Aprilia depende de Aleix y KTM se estanca.

Las conclusiones de la pretemporada de MotoGP 2021
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

La pretemporada más corta de la historia en MotoGP llegó ayer a su fin y dejó diversas conclusiones que sirven para hacerse una idea de lo que pueden deparar las dos primeras carreras de la temporada, ambas programadas en Qatar, que ha sido el escenario de los cinco días de pruebas repartidos en dos test.

Para algunos, como reconocieron en Suzuki o los debutantes, fue una faena que la última jornada quedará arruinda por lo sucia que quedó la pista debido a la arena que invadió el asfalto fruto de una tormenta de arena.

El rey de la pretemporada, si se le puede llamar así por lo corta que ha sido, resultó Jack Miller con su Ducati, pero con tres Yamaha pegadas a su espalda. Honda sufrió muchas caídas, hasta 10, pero se frota las manos con la fantástica adaptación de Pol. En Aprilia están sólo en manos de Aleix. Y KTM ha sido la gran decepción del invierno.

Ducati: no echa de menos a Dovizioso

El deporte de alta competición es tan cruel que ya nadie se acuerda de Andrea Dovizioso en el box de Ducati. El italiano le dio tres subcampeonatos consecutivos de MotoGP a la casa de Borgo Panigale no hace tanto (2017, 18 y 19) y mucha vidilla en sus complicados intentos por batir a Marc Márquez, pero eso ahora ya es historia en el box rojo están encantados con la apuesta que han hecho por Jack Miller y Francesco Bagnaia.

Además de mejorar mucho el ambiente en el box, los resultados también acompañan en la pista. El australiano ha concluido primero, como rey de la pretemporada, con un crono en los test de Qatar de 1.53.183 con el que establece un nuevo récord. Pecco, por su parte, ha concluido quinto a 0.261 de la cabeza y también emite buenas sensaciones. No echan de menos a Dovi, y tampoco a Danilo Petrucci.

A los dos nuevos pilotos oficiales les gustó el nuevo carenado de la Ducati, con ese transportador de flujo en los laterales inspirado en la F1 que gestiona mejor la entrada del aire reducir el uso del anti wheelie. Al evitar la levantada de la rueda delantera lo máximo posible sin la ayuda de la electrónica, se logra que el motor vaya menos capado por la electrónica a la hora de dar gas y, por tanto, acelere más rápido. La innovación funciona, al menos en esta pista y con viento.

Otro factor que siempre está a favor de Ducati, y más en circuitos con rectas tan largas como el de Losail, es su enorme velocidad punta. Johann Zarco estableció un nuevo récord en Losail al ponerse con su Desmosedici a 357.6. Y otro punto positivo para la fábrica italiana es ver que sus pilotos satélites también funcionan. Zarco se metió entre los diez primeros (9º) y los novatos Jorge Martín (14º), Enea Bastianini (15º) y Luca Marini (21º) tuvieron un debut más que decente.

Yamaha: estupendos en estupendas condiciones

De no ser por la intrusión de Miller, Yamaha habría cerrado la temporada con un espectacular triplete, pero tampoco está mal el segundo puesto de Maverick Viñales (+0.061), el tercero de Fabio Quartararo (+0.080) y el cuarto de Franco Morbidelli (+0.140). Además, Valentino Rossi fue de menos a más y acabó 11º a 0.810 de la cabeza, con un crono de 1:53.993 que supuso su primera vuelta a Losail por debajo de 1:54, y mira que ha dado vueltas.

En el segundo test, reconfirmaron las buenas sensaciones del nuevo chasis, que pretenden que se parezca al de 2019 que usa Morbidelli, que a su vez se parece al clásico bastidor Yamaha. En condiciones perfectas de agarre, la M1 va perfecta. Lo que está por ver es qué pasará cuando haya problemas de grip. Les hubiera gustado que la pretemporada se llevara a cabo en más sitios, para salir de dudas, pero por lo pronto se sienten listos para las dos primeras carreras, ambas en Qatar.

Suzuki: le faltó un día de test

Muchas pruebas en el box de Suzuki en estos test, que incluyeron un nuevo motor para la temporada 2022 que sus pilotos no montarían ahora mismo en la GSX-RR si pudieran hacerlo. Sí que pueden optar por el chasis nuevo para las dos primeras carreras, pero a tenor de sus declaraciones prefieren el de la pasada temporada.

Joan Mir acabó séptimo a 0.644 y Álex Rins lo hizo octavo a 0.677. A ambos les quedó la sensación de que les faltó un día de test. Les vino fatal la tormenta de arena que arruinó la última jornada porque se quedaron sin hacer los simulacros de carreras que pretendían y sin acabar el trabajo con el nuevo chasis. Aún así, se les ve enchufados y su montura continúa siendo la más equilibrada de la parrilla.

Honda: a la espera de Marc con un Pol prometedor

El regreso de Marc Márquez al box oficial de Honda está más cerca, lo que es buenísimo para todos, pero tras los dos test de Qatar hay menos prisa que antes gracias al buen papel exhibido por Pol Espargaró en su debut a lomos de la RC213V. Miller dijo de él que había sido el triunfador del test, por todo lo que tenía que probar, lo rápido que había sido capaz de ir a una vuelta y el buen ritmo ofrecido. Su décimo puesto a 0.716 dice menos de lo que en realidad ha conseguido.

La nota negativa para el ala dorada en este test ha sido el exceso de caídas. Hasta diez han acumulado entre sus cuatro pilotos. Se lleva la palma Álex Márquez con cinco en cuatro días de pruebas, dejándole la última una fractura de dos milímetros en un metatarso del pie derecho. El nuevo piloto del LCR Honda acabó 18º a 1.509 de la cabeza. Su compañero de box, Takaaki Nakagami hizo 12º a 1.079. Y el probador Stefan Bradl fue 13º a 1.244. Como se ve, todos por detrás de Pol en su debut.

Aprilia: Aleix contra todos

Aleix Espargaró está más sólo que la una en su intento por llevar a Aprilia al podio de MotoGP, porque el debutante Lorenzo Savadori está muy verde, 26º a 2.571 del mejor tiempo. El español, en cambio, se metió entre los más rápidos en el primer y en el segundo test, con un esperanzador sexto puesto a 0.457 de Miller.

Tras las dos primeras jornadas, Aleix se vino algo arriba diciendo que estaba hasta las narices de quedar el duodécimo y que quería subir al podio. Por ganas no será, pero aunque la nueva Aprilia es mejor que la anterior y ha evolucionado, los rivales también lo hacen. El motor de ahora va menos capado electrónicamente que el del curso pasado porque es más fiable y eso da más prestaciones. Eso sí, ya pueden evitar los de la casa de Noale que Aleix coja siquiera un constipado, porque es su única baza.

KTM: paso atrás

KTM fue una de las grandes sensaciones de la temporada pasada, con su primera victoria en MotoGP, obra de Binder en Brno, y luego dos más de Oliveira, que la sitiuaban como una marca a tener en cuenta para el nuevo curso. Sin embargo, los dos test de Qatar han sido un bajón para la moral de la tropa naranja como refleja la tabla de tiempos: Miguel Oliveira 16º (+1.343), Brad Binder 17º (+1.508), Danilo Petrucci 19º (+1.712) e Iker Lecuona 23º (+2.012).

La fábrica austriaca está trabajando en el motor, para conseguir más velocidad y aceleración, pero con la dificultad que conlleva que los motores estén congelados para esta temporada. Es así para abaratar costes por la pandemia, así que sin las concesiones que tenía KTM por reglamento antes de sus buenos resultados es mucho más difícil evolucionar.