SUPERSPORT 300

Ana Carrasco, feliz en su regreso a la moto cinco meses después

La murciana volvió a subirse a su Kawasaki en otro importante paso en la recuperación de su grave caída de la pasada temporada.

Ana Carrasco, feliz en su regreso a la moto cinco meses después
Twitter/Ana Carrasco

La piloto española Ana Carrasco, primera mujer en proclamarse campeona del mundo de motociclismo, en la categoría de Superbikes Supersport 300 en el año 2018, volvió a subirse a su moto oficial este miércoles cinco meses después de fracturarse dos vértebras y aseguró que acabó con "mejores sensaciones" de las esperadas.

"Estoy muy contenta con el primer día. Las sensaciones han sido mejores de lo que esperaba. Me he sentido bastante bien desde el principio y he ido bastante rápido. Sigo teniendo algo de molestias en el cuello y en la espalda, pero me he encontrado bien pilotando. Contenta con volver al circuito, volver a trabajar con el equipo", dijo.

Carrasco, de 23 años, sufrió el pasado mes de septiembre una doble fractura de vértebras tras sufrir una caída durante unos test privados en el circuito de Estoril (Portugal) y tras probarse sobre motos de menor cilindrada y este miércoles se enfundó su mono para subirse en la moto oficial del equipo Kawasaki Provec World SSP300, en el circuito de Barcelona-Catalunya.

"El punto de partida es bastante bueno. Seguiremos trabajando, intentando mejorar cada semana. Según vaya ganando forma física también podré pilotar con más facilidad y seguir con el proceso de rehabilitación y trabajar cada semana. Queda mucho tiempo para el inicio de temporada y, si todo va bien, llegaremos al 100% a la primera carrera", comentó.

Una jornada de entrenamientos en los que participaron también pilotos de MotoGP como el español Pol Espargaró (Repsol Honda) y el francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1), entre otros. Además, sirvió para rendir homenaje al expiloto italiano Fausto Gresini, director del equipo Gresini Racing de MotoGP, fallecido este lunes a los 60 años en un hospital de Bolonia como consecuencia de una infección por coronavirus.