FÓRMULA 1

La COVID-19 afecta a un 30% de la parrilla de la F1

Gasly comunicó su contagio en la noche del domingo y ya son seis pilotos los que, oficialmente, han sufrido o sufren la enfermedad.

Pierre Gasly.
Red Bull

Pierre Gasly anunció en la noche del domingo que ha dado positivo por COVID-19 y espera, aislado en casa, mientras se encuentra "bien" y sigue entrenando según el plan previsto. El francés de Alpha Tauri, que en una semana cumple 25 años, es el sexto piloto de la parrilla de Fórmula 1 que anuncia oficialmente su contagio. "He avisado a todos mis contactos de los últimos días. Estoy aislado y siguiendo el protocolo fijado por las autoridades locales. Me siento bien y continuaré con mi plan de entrenamientos desde casa", informó Gasly, que reside en París.

Al menos un 30% de la parrilla ha sufrido las consecuencias de la pandemia en primera persona. El primero fue Checo Pérez, que se perdió los grandes premios de Gran Bretaña y el 70º Aniversario en Silverstone, durante la pasada temporada. Después su compañero, Lance Stroll, en un episodio independiente que le dejó fuera del GP de Eifel en Nurburgring, si bien su positivo se conoció días después de la ausencia. A ambos los sustituyó Nico Hulkenberg en Racing Point.

Lewis Hamilton faltó al GP de Sakhir porque dio positivo horas después de ganar el GP de Bahréin, aunque el siete veces campeón regresó a tiempo para la carrera final, en Abu Dhabi. Y más adelante, en el periodo de vacaciones, McLaren informó del positivo de Lando Norris, que estaba descansando en Dubái, y Ferrari avisó del resultado desfavorable de Charles Leclerc a primeros de mes. El monegasco superó sin secuelas la enfermedad y volvió a pilotar el pasado martes en la semana de test que completó su escudería en Fiorano con un monoplaza de 2018. Si ha habido más casos entre el resto de pilotos, no se han hecho públicos.

Pendientes de la pandemia

Como cualquier sector, la Fórmula 1 está pendiente de las evoluciones que registre la pandemia y los avances relativos a vacunas y su suministro. Durante 2020, el campeonato sorteó las restricciones y los cierres de fronteras con un exhaustivo protocolo que incluyó varias decenas de miles de test PCR entre el personal del paddock, lo que aisló pronto a los contagiados, y que permitió organizar grandes premios en Europa, Rusia y el Golfo, aunque con pocos o ningún aficionado en las gradas a excepción de Rusia y Portugal.

Si bien no hay viajes de F1 programados hasta mediados de marzo, con los test (12 a 14) y el GP de Bahréin (día 28), tanto la FIA como Liberty Media siguen de cerca las posibles modificaciones en el calendario que apuntan, principalmente, a los circuitos urbanos ante la compleja organización y logística, que se complican si los eventos deben celebrarse a puerta cerrada. El Gran Circo solventó de forma sobresaliente las circunstancias durante 2020, pero el desafío en los primeros meses de 2021 será igual de intenso, o más aún, que la campaña que ya terminó.