MOTOGP I SAN MARINO

La pastilla azul funciona

Espectacular última vuelta de Valentino para superar a Maverick y a Quartararo y rematar así un triplete Yamaha. Crutchlow no salió y no volverá hasta Montmeló.

La pastilla funciona: mejor crono de Rossi en el FP3
ANDREAS SOLARO AFP

La pastilla azul funciona. La viagra a la que ha recurrido Valentino Rossi en su diseño de casco especial para la cita de casa, en Misano, ha sido estrenado con el mejor tiempo en el FP3 del GP de San Marino con una última vuelta colosal. El Doctor estaba fuera de los diez primeros con acceso directo a la Q2 antes de su último intento y lo bordó a lomos de su Yamaha, para superar in extremis a Maverick y Quartararo, completando así un brillante triplete para Yamaha.

Los puntos se dan el domingo, en la carrera, pero que importante están resultando para la casa de los diapasones estos entrenamientos libres en los que han recuperado en sus motos y pilotos las buenas sensaciones de Jerez. Allí coparon cinco podios de seis posibles (dos victorias de Quartararo, dos segundos de Maverick y un tercero de Rossi) y ahora pueden soñar con repetir esos resultados.

También han conseguido entrar entre las preciadas diez primeras plazas de los libres Miller, a pesar de que sufrió una caída a dos minutos del final de la sesión, Rins, Mir, Bagnaia, Zarco, Morbidelli y Dovizioso. Se quedó a las puertas Pol Espargaró, que se fue al suelo con la KTM a poco del final. Su hermano Aleix terminó justo detrás de él y más atrás lo hicieron Lecuona (14º, también se cayó), Álex Márquez (19º) y Rabat (20º).

Pero este FP3 del GP de San Marino se recordará como el de la vuelta a lo más alto de la tabla de tiempos de Valentino Rossi,a sus 41 años, algo que no se veía desde el primer libre de la temporada pasada, en Qatar, hace ya año y medio. Lo ha hecho con un tiempazo de 1:36.861 que le deja a sólo dos décimas del récord de Lorenzo que data desde 2018 con 1:36.629, cuando corría con Ducati.

También se recordará esta sesión por la baja de Cal Crutchlow. El del LCR Honda no ha podido subirse a la moto por la reciente intervención de síndrome compartimental sufrida en su antebrazo derecho hace unos días y se vuelve a casa, donde intentará rebajar la inflamación a base de reposo y de cámara hiperbárica. De momento, queda descartado para la carrera de mañana y de la próxima semana, de nuevo en Misano, con la esperanza de que pueda reaparecer el fin de semana del GP de Cataluña, del 25 al 27 de septiembre.